Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Colegas en peligro! Cinco meteorólogos, cercados por 10 osos polares en el Ártico

osos polareseltiempohoy.es

Parece de broma, pero no lo es. Según informan diversas fuentes, diez osos polares adultos y varios oseznos llevan rondando durante dos semanas la estación meteorológica de Troynoy, ubicada en una pequeña isla del Ártico. En ella se encuentran cinco científicos rusos (hay dos parejas casadas), que tendrán que esperar al menos un mes antes de recibir ayudas, tal y como les han confirmado las autoridades rusas.

Al parecer, todo empezó con la muerte de uno de los dos perros que tiene el equipo, que fue devorado por un oso. A partir de entonces, el grupo de colegas ha seguido subsistiendo con bengalas para ahuyentarlos hasta que se han quedado sin más. Por eso, los meteorólogos han tenido que "cancelar algunas de las observaciones debido a que es muy peligroso salir y no tenemos forma de ahuyentar a los depredadores", tal y como ha explicado Vadim Plotnikov, uno de los científicos, a la agencia rusa Tass. "Una osa polar pasa las noches bajo una de las ventanas de la estación", ha añadido. 
Entretanto, el jefe de la agencia que dirige la estación, Vassiliy Shevchenko, ha señalado a los medios que los científicos "no abandonarán la estación" y les han recomendado que "continúen únicamente con las observaciones meteorológicas posibles". Está convencido de que "a finales de octubre o principios de noviembre, las aguas cercanas a la costa se congelarán y los osos saldrán de la isla en busca de alimento". Según cuenta, "estas cosas han ocurrido antes".
Hay que recordar que los osos polares son los carnívoros de tierra más grandes del mundo y están en la lista mundial de especies protegidas: se estima que en todo el Artico no debe haber más de 25.000 ejemplares. Así que la caza, prohibida desde la época de la Unión Soviética, no es una opción.