Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Demostrado: el Sol mueve el mundo! El avión 'Solar Impulse' da la vuelta a la Tierra

Solar Impulse IIReuters Pictures

Un año, 40.000 kilómetros, 17 vuelos y 500 horas es todo lo que ha necesitado el 'Solar Impulse II' para dar la vuelta al mundo valiéndose solamente del Sol. Esta hazaña, la primera vez que se consigue volando de noche, ha permitido demostrar que las energías limpias como la solar pueden mover el mundo. 

Tras año y cuatro meses de travesía por todo el mundo, el avión solar 'Solar Impulse II' ha completado la vuelta al mundo movido exclusivamente por energía solar. Este recorrido al globo, que ha comenzado y terminado en Abu Dabi, ha supuesto para el equipo, encabezado por el piloto André Borschberg, un "momento muy especial para nosotros" por lo que están "muy emocionados con la llegada". 
Aunque el 'Solar Impulse II' no es el primer avión que depende de la energía del sol, lo cierto es que es el único que ha conseguido la hazaña de volar durante la noche gracias al almacenamiento de energía durante el día. Además, se trata del avión más grande construido con un peso tan bajo: 2.300 kg, lo mismo que un coche.
La aeronave ha completado en este tiempo una travesía de 40.000 kilómetros en 17 vuelos, para lo que ha necesitado más de 500 horas sobrevolando el mar de Arabia, India, Myanmar, China, los océanos Pacífico y Atlántico, Estados Unidos, el sur de Europa y el norte de África. Todo, a 75 kilómetros por hora, la velocidad media que alcanza la nave. 
Solas Impulse II 2
Un futuro eficiente
Para Bertrand Piccard, explorador y otro de los promotores del proyecto, este es un gran paso para que tanto la ecología como la industria "se reconcilien y ganen a la vez". Convencido de que el futuro pasaba por la eficiencia energética, desde el inicio del proyecto sostuvo que, mientras el objetivo del siglo pasado fue conquistar el mundo, el de este era mejorar la calidad de vida de las personas, encontrar mejores gobernantes y, sobre todo, "potenciar la sostenibilidad del planeta". ¡Y vaya si tenía razón!