Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fenómeno 'aquaplaning': un peligro imprevisible con estas lluvias

El fenómeno 'aquaplaning': un peligro imprevisiblePixabay

En estos días lluviosos coger el coche puede suponer un riesgo importante, pero a veces no podemos evitar usarlo para ir a trabajar, para ir a por los niños, para hacer la compra. Las carreteras están llenas de charcos de agua y perder el control sobre el vehículo, aunque no circules a alta velocidad, es muy fácil. Por ello te contamos qué es este fenómeno y como evitar una desgracia.

¿Qué es el 'aquaplaning'?
Es un peligroso fenómeno físico que consiste en perder el control del vehículo gradualmente. Este se produce cuando el agua se sitúa entre el neumático y la superficie de la carretera, y no puede ser evacuada, de modo de se forma una capa deslizante. Entonces el neumático deja de estar en contacto con el suelo y se pierde el poder de tracción. El coche deja de responder a los giros del volante, al freno, al acelerador, y se pierde el control del coche, que se desliza por la carretera según la inercia.
¿Qué lo provoca?
Cuando el suelo está mojado, delante del neumático se forma una cuña de agua que el neumático va desplazando y evacuando, ejerciendo una presión sobre ésta. El 'aquaplaning' se produce cuando la presión de la cuña de agua es mayor que la del neumático y entonces este pierde el contacto con el suelo.
hydroplaning-397359_1920
Lo más importante: cómo evitarlo
Lo primero que debes hacer es moderar la velocidad de conducción, evitar frenazos y cambios bruscos de dirección. También debemos comprobar que nuestro neumáticos están en perfecto estado. El desgaste de estos es muy importante, si no vemos el dibujo que tiene tallado debemos cambiarlos.
Cuanto mayor sea la profundidad del dibujo, más cantidad de agua puede evacuar el neumático, lo que reduce el riesgo de aquaplaning. 
Y por último, debemos comprobar la presión de nuestros neumáticos, y ha de hacerse regularmente. Una presión insuficiente aumenta significativamente el riesgo. Si la presión del neumático es un 30% inferior a la presión recomendada, existe mucho mayor peligro.