Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comisaría de la estación de Sol de Madrid, cerrada por el calor

La comisaría de la estación de Sol de Madrid, cerrada por el caloreltiempohoy.es

Los agentes de policía no pueden más. Después de varios días con episodios de calor extremo, los funcionarios que trabajan día a día en el cuartel de comisaría del intercambiador de Sol no han ido a su puesto habitual. Según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid a Europa Press, las condiciones no son saludables para los agentes que, por una mala gestión en las obras del lugar, se ven obligados a estar todos los días en verano con mínimas de 30ºC.

El calor de estos días ha podido ser la gota que colme el vaso, pero esta guerra lleva librándose unos dos años. Y, durante dos veranos, la misma historia: los agentes y funcionarios se veían obligados a trabajar en las épocas de más calor con temperaturas mínimas de 30ºC.
La solución era tan sencilla como, según adelanta Voz Populi, instalar de una rejilla en la Puerta del Sol que sirviera de toma y salida de aire, pero "el Ayuntamiento no estaría de acuerdo con esa obra, que pagaría Renfe, como los trabajos iniciales que se llevaron a cabo en su inauguración", informan.
86
Alfonso Gálvez, de la Confederación Española de la Policía (CEP) ha justificado al decisión de que los agentes dejen esta comisaría por las "lamentables condiciones" en las que trabajan, pero no hay que preocuparse: los ciudadanos "pueden estar tranquilos, ya que pueden interponer las denuncias en comisarías cercanas". "Siempre hay dinero para todo y para todos, menos para la Policía", ha apuntado. Además, aunque se cierra el trabajo de oficina, aseguran que no afectará al servicio que se efectúa en la red de Metro.
 
La comisaría se inauguró en 2010 para aumentar la seguridad de los viajeros que cada día pasan por la estación. En ella había una Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano (ODAC), así como un calabozo y un servicio telefónico en cuatro idiomas (castellano, inglés, francés y alemán) que redirigía las peticiones de denuncias al operador del idioma correspondiente.
Ahora, la pregunta es: ¿volverán? No está claro. En un primer lugar, han de ponerse de acuerdo para ver quién financiará esas obras. Hasta entonces, parece que no van a volver a sus dependencias.