Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El deshielo saca a la superficie una base meteorológica nazi encargada por Hitler

nazi base meteorológicaeltiempohoy.es

El deshielo en los Polos está haciendo que se descubran cosas sorprendentes. El último ejemplo han sido los restos de una base meteorológica nazi en Ártico. Y con el material intacto. La pregunta del millón es, ¿y para qué querrían los nazis tener una estación meteorológica en medio de la nada? Al parecer, Hitler sabía muy bien la importancia del tiempo en la guerra (recordad, si no, el fracaso napoleónico de las tropas francesas en Rusia) y quería conocer en todo el momento la situación en esta árida zona para planificar los movimientos de tropas, buques de guerra y submarinos. En total, se dice que entre 1942 y 1944 (tiempo en el que la base estuvo operativa) se llegaron a mandar más de 700 informes meteorológicos.

En esta última expedición rusa, que confirma la existencia de una base que muchos investigadores 'ya se olían' dado que habían registros de ella, los científicos recopilaron hasta 600 artilugios (muchos de ellos con esvásticas) en perfecto estado de conservación, entre los que hay municiones, documentos, envases de combustible e instrumentos científicos, ropa, madera, búnkeres y nidos de ametralladoras.
base meteorológica nazi
Uno de los hallazgos más interesantes fue la placa que daba nombre al lugar, 'Schatzgräber', es decir, 'el buscador de tesoros'. Otro dato sorprendente es que la unidad no estaba formada por soldados de élite, sino por meteorólogos y científicos que habían sido destinados de forma secreta a la zona para enviar periódicamente a Hitler informes del tiempo en la zona.
base meteorológica nazi
La base se encontró en el archipiélago de Fritjof Nansen en el Ártico, ubicado a apenas unos 1.000 kilómetros del Polo Norte, aunque todavía en territorio ruso, y fue abandonada después de finalizar la Segunda Guerra Mundial. 
base meteorológica nazi
El motivo de su abandono fue que quienes la habitaban se quedaron sin suministros y comenzaron a cazar osos polares y comer su carne, pero esta les intoxicó y la mitad de los soldados-científicos murió. El resto fue rescatado por los alemanes. Y poco más se ha sabido de esta aventura meteorológica. Hasta hoy. Quien sabe si llegará a la gran pantalla.