Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Este fenómeno se ha producido en Santander, ¿qué es una manga marina?

mangas marinasAgustín Arriola

¿Tornados? ¿Nubes extrañas? ¿Remolinos de viento? La ciudad cántabra de Santander se sorprendió a principios de semana al ver tres de estas trombas en la Playa de la Maruca. Se tratan de mangas marinas, remolinos que se forman en el agua y que tienen una cámara de aire en su interior para mantener un movimiento parecido al de las peonzas. Al parecer, son más habituales en España de lo que pensamos.

*FOTO: Un par de tornados frente a la Maruca/ Fuente: Tomás Ortiz-El Tomavistas de Santander
Al parecer, se dio el cambio perfecto en la atmósfera para originar este fenómeno: la masa de aire polar se iba, subían las temperaturas casi cinco grados y entraba un anticiclón procedente del norte. Las nubes 'Cúmulos congestus' (esas que vemos algodonosas y verticales) se formaron sobre el mar santanderino y dieron lugar a estos dos remolinos tan maravillosos.
Ver dos o más mangas marinas a la vez no es tan difícil. Tienden a formarse en grupos gracias a una corriente ascendente que roza la superficie del agua. En España, estas trombas suelen tener unos 450 metros de altura y no adquieren gran intensidad. Se las llama mangas no tornádicas.
Aunque se parecen, estos remolinos no son tornados. Tienen en común la columna interna de aire vertical, que les permite mantenerse erguidos. Pero los tornados son más destructivos, se forman en el suelo y arrastran el aire de su entorno con mucha fuerza.
Esto no significa que no las haya peligrosas también. Las hay tornádicas, que son las que llegan a medir 900 metros de altura sobre el agua y que son aspiradoras de lo que encuentran a su alrededor. Afortunadamente, al encontrarse sobre el agua los daños no son tantos ni tan graves.