Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ‘huevos jurásicos’, regalo estrella de la Navidad para niños, posible especie invasiva

mmeltiempohoy.es

Metes el huevo en agua, esperas 24 horas y nace un ‘triops’, una suerte de crustáceo-dinosaurio, cuyo origen se sitúa en épocas arcaicas de la evolución. Así funciona uno de los juguetes estrella de estas navidades, que media población infantil estaba pidiendo a los Reyes Magos. Sin embargo, parece que pueden convertirse en una especie con gran potencial invasivo, con lo que podría desequilibrar determinados ecosistemas. La Guardia Civil ha retenido en varios comercios de Canarias 1.247 cajas de un ‘juguete'.

Los juguetes inmovilizados, que en principio están autorizados en Europa, se presentan bajo al menos cuatro marcas comerciales. El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) ha ordenado que esos juguetes queden bloqueados en los comercios donde se encuentran (básicamente en Gran Canaria pero también en Lanzarote) porque sus fabricantes no identifican qué variedad de 'triops' contienen, si la europea (inofensiva para el medio ambiente) o la americana (catalogada como exótica invasiva).
Uno de los responsables de la operación, el sargento Andrés Gil Falcón, ha precisado que, en cualquiera de los casos, se trata de juguetes seguros para los niños, porque el problema potencial que pretenden frenar es una amenaza para los cultivos agrícolas y para las especies autóctonas de los distintos ecosistemas españoles.
¿Prohibidos o legales?
La Guardia Civil ha comunicado los hechos al Gobierno de Canarias para que sus servicios de Medio Ambiente examinen las partidas y determinen si los huevos de 'triops' que contienen son los permitidos en Europa o los prohibidos por su carácter invasivo.
hh
Los responsables del Seprona en Canarias tienen noticias de que también en Galicia y Baleares se han inmovilizado partidas de estos juguetes, pero en cantidades muy inferiores a las de esta operación. En este caso, su reacción se produjo gracias al aviso de un ciudadano con conocimientos en biología, que advirtió de que había visto en centros comerciales un juego con este tipo de crustáceos vivos que podría introducir en Canarias una especie invasora.
Como en otros lugares de España, en el archipiélago hay varios ejemplos del pasado reciente de los problemas que puede ocasionar al medio ambiente la introducción de especies procedentes de otros lugares que en su territorio no tienen enemigos y pueden encontrar las condiciones adecuadas para procrear y extenderse rápidamente.
En Gran Canaria, el Gobierno regional y el Cabildo llevan años esforzándose en frenar la extensión de la culebra real de California (Lampropeltis getula californiae), una serpiente originalmente introducida para terrarios e inofensiva para el hombre pero que en la isla constituye una grave amenaza para el lagarto gigante, una variedad autóctona en peligro que se ha convertido en su presa.
En las últimas campaña de control de la culebra real, los responsables del proyecto han reconocido que a estas altura ya será muy difícil erradicarla de una isla donde históricamente nunca hubo serpientes. Ahora sólo aspiran a detener su extensión.