Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ropa y el ordenador, a la 'bolsa-flotador': este hombre lleva dos años yendo a la oficina nadando

Cansado del tráfico de Múnich, un alemán recorre a nado los escasos 2 kilómetros que le separan de su puesto de trabajo. David Benjamin ha descubierto una ruta más rápida para ir al trabajo, y consiste en atravesar el río Isar. Cansado del tráfico que se genera cada mañana por las calles de Múnich, ha decidido lanzarse al agua para recorrer a nado los escasos 2 kilómetros que le separan de su oficina. Solo necesita una bolsa impermeable que le permite guardar sus pertenencias y que, además, le ayuda a flotar. "Este tramo del río Isar se utilizó durante más de 250 años como vía de transporte para las canoas. Así que para evitar toda la congestión del tráfico, prefiero hacerme como una especie de balsa y nadar", explica. Y ni la temperatura ni la intensidad de la corriente suponen un impedimento. Tras dos años con esta original rutina, David ya está preparado para lo que venga. "Suelo hacerlo en verano, pero tengo un traje de neopreno más largo para las bajas temperaturas del invierno", precisa. Una vez en su destino, ya solo le queda secarse mientras espera a que lleguen sus compañeros. Sin duda, una buena alternativa para entrar más relajado pero, sobre todo, más pronto a trabajar.