Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es la playa caribeña más peligrosa del mundo, donde acaba de fallecer una mujer

maho beachFlickr: alljengi

Está ubicada en una isla del Caribe y en ella se respira un clima tropical de vientos suaves. Este paraíso de palmeras, hibiscos y cactus puede parecer idílico, pero que no te engañe: es la playa más peligrosa del mundo. Sin embargo, no son las especies que campan allí la que le han dado este título, sino la propia acción humana: a apenas 50 metros se encuentra un enorme aeropuerto, cuyos aviones despegan y aterrizan 'rozando' a 50 metros las arenas del lugar. La fama no es pues exagerada: el pasado jueves una mujer fallecía a causa de la intensidad del viento de un Boeing 737 que iba a despegar.

Concretamente, la playa Maho se ubica en el lado neerlandés de la isla caribeña de San Martín, en el territorio de Sint Maarten. A pocos metros y delimitado por una simple valla de metal está en aeropuerto 'Princess Juliana', que diariamente recibe a miles de aviones, algunos de ellos los más grandes y pesados del mundo.
A pesar de las advertencias que hay en los carteles, los turistas acuden allí precisamente para sentir la adrenalina que da ver pasar sobre las cabezas unos aviones tan grandes.
Del mismo modo, ponen a prueba su aguante colocándose en las vallas frente a los aviones para sentir el viento de los motores de los aviones al despegar. Fue una de estas 'pruebas' las que hizo que una turista neozelandesa de 57 años se soltara, chocara contra el pavimento, y se diera serios golpes en la cabeza, provocándole la muerte.
No hay cifras oficiales de los fallecimientos que se han podido producir en esta playa, pero sí podemos imaginarnos la cantidad de acude todos los años en busca de sentir la experiencia: internet está plagado de vídeos de turistas que graban estos momentos.