Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pozo de Jacob: la peligrosa cueva en la que si entras puede que no salgas

pozo jacobeltiempohoy.es

Se ha ganado el sobrenombre de 'la cueva subacuática más peligrosa del mundo' y no es para menos: nadie que la haya inspeccionado a fondo ha conseguido salir con vida. La apertura de cuatro metros de esta cavidad de Texas (Estados Unidos) no deja ver lo que esconde en su interior, un total de cuatro túneles que desafían el valor de los más aventureros. Pero ojo, si te adentras demasiado ¡puedes salir sin vida de ella! 

Que no te engañe la apariencia inofensiva que muestran sus aguas cristalinas y sus coloridas algas, pues en su interior se encuentra un misterio de lo más asombroso. Situado en Cypress Creek (Texas), el Pozo de Jacob ha llamado la atención de muchos turistas curiosos, ansiosos por inspeccionar el peligroso sistema de cuevas y túneles de este manantial de 40 metros de profundidad.
Pero, como dicen, 'la curiosidad mata al gato' y eso es precisamente lo que les ha pasado a ocho personas (siete hombres y una mujer) que han perdido la vida al adentrarse demasiado en sus túneles. Mientras que la primera cueva presenta un aspecto iluminado donde viven algas y peces, a medida que te adentras la cosa se complica, pues las paredes de la segunda y tercera cuevas se deshacen con facilidad al estar formadas por grava suelta.
pozo jacob interior
La cuarta y última cueva es la más peligrosa de todas y se conoce como 'la cueva virgen'. Tiene una entrada muy estrecha por donde apenas puede pasar un buceador con una bomba de oxígeno. Amantes de los deportes de riesgos acuden a este manantial para investigarlo pero no todos se atreven a bajar más de la cuenta, prevenidos por los terribles acontecimientos que han tenido lugar bajo sus (aparantes) tranquilas aguas.