Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Especie nueva descubierta: ¿cómo es un delfín enano de hace 30 millones de años?

Un buzo descubre  una especie de delfín, extinta  de hace 30 millones de añosREUTERS

Un buzo que inspeccionaba las aguas del río Wando (EEUU), ha descubierto el cráneo de una especie extinta de delfín que vivió hace entre 28 y 30 millones de años. No tenía dientes y era más pequeño que otras especies similares que existen en la actualidad. Te contamos todos los detalles del descubrimiento de este fósil que está cuestionando la evolución de los cetáceos.

La especie encontrada por en buzo en el río de Carolina del Sur (Estados Unidos), es denominada 'Inermorostrum xenops'. Los investigadores de Instituto de Tecnología de Nueva York de Medicina Osteopática (NYITCOM, por sus siglas en inglés) y Colegio de Charleston en la revista 'Current Biology', han afirmado que es una especie que vivió a la par que 'Coronodon havensteini', una especie antigua de ballena.
El hallazgo del fósil tuvo lugar a pocos kilómetros de la ubicación donde se encontraron los restos de 'Coronodon', y presenta la primera evidencia clara de mamíferos marinos ecolocalizadores que se alimentaban mediante succión. El grupo de expertos, estima que el delfín creció hasta alcanzar sólo cuatro pies de largo, una longitud más pequeña que sus parientes más cercanos, y significativamente más pequeña que los delfines nariz de botella ('Tursiops truncatus') de la actualidad, que miden de siete a doce pies de largo.
RTX2G7E3
Jonathan Geisler, presidente del Departamento de Anatomía y profesor asociado del NYITCOM, dice que el descubrimiento es un paso importante para entender por qué la costa de Carolina del Sur, en Estados Unidos, y ofrece una visión única de la evolución de los cetáceos.
"Coronodon', una ballena que se alimenta por filtrado, e 'Inermorostrum', un delfín de alimentación por succión, podrían haberse alimentado de la misma presa, y sus comportamientos alimentarios no sólo nos han ayudado a entender sus diferentes tamaños, sino también a arrojar luz sobre la ecología de los hábitats que condujo al Charleston del día de hoy a estas riquezas fósiles", afirma Geisler.