Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No lo hagas: la moda del selfie en el agua que está acabando con las estrellas de mar

La moda del selfie en el agua que está acabando con las estrellas de marpixabay

El verano es tiempo de, además de otras muchas cosas, fotos. En el barco, buceando, en la orilla, con la paella... pero la foto más 'estrella' del verano está siendo, desafortunadamente, el 'selfie estrellita de mar', un gesto a priori inocente que repercute directamente al ecosistema marino. Te explicamos por qué.

En enero, las redes se revelaban en masa cuando el supercampeón mundial de boxeo en la categoría Superpluma, Jezreel Corrales, posaba en Instagram con su pareja y cuatro estrellas de mar en las manos. El panameño, ignorando el daño que podía causar, sacó a estos animalitos marinos de su hábitat natural por unos segundos para hacer la foto y, luego (era de esperar), tuvo que pedir disculpas.
estrellas de mar
¡No me vais a grabar más!
Las estrellas de mar poseen branquias dermales, también conocidas como pápulas, que son los órganos que les permiten respirar bajo el agua… única y exclusivamente bajo el agua. Si salen fuera de este hábitat pueden sufrir asfixia muy rápido.
Sus pápulas de paredes finas se intoxican de dióxido o monóxido de carbono presente en el aire, interrumpiendo así el proceso natural respiratorio de obtención de oxígeno, a base de intercambio gaseoso entre el mar y el líquido celómico de su piel.
Sí, se 'ahogan' en el aire tanto como tus pulmones lo harían dentro del agua. El problema es que, mientras el organismo humano soporta bajo el agua un tiempo más o menos amplio (según tu capacidad pulmonar), la estrella de mar soporta fuera de ella un breve lapso de tiempo. Menos de 3 minutos, dependiendo de su espécimen.
Estarás pensando que no tardas tanto en hacerte una foto, pero plantéate que no solo la has cogido tú: pasa por distintas manos, se la enseñas a tus hijos y, además, alucinas unos segundos con sus colores, la tocas, sacas la go pro, posas… Adiós estrella de mar.
estrella de mar 4
También pueden sufrir estrés
No creas que, por dejarlas dentro del agua, ya estás manteniéndolas a salvo. Manosearlas, sacarlas y meterlas varias veces en el agua, colocarlas unas encima de otras, o en forma de corazoncito en la arena puede causar a estos equinodermos una situación de estrés altamente perjudicial para su salud.
Los biólogos tienen mucho cuidado con esto: para sus estudios científicos sobre estrellas de mar, procuran manipularlos con guantes especiales y sacándolas una sola vez para medir sus dimensiones en escasos segundos.
Toma conciencia y respeta el modo de vida asilvestrado de estos seres vivos que, aunque son de apariencia dura y punzante, pueden llegar a ser muy sensibles. Siempre mira desde fuera del agua o dentro con un snorkel.
estrella de mar 6