Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejos de explorador: decálogo para orinar (y más) a muchísimos grados bajo cero

Consejos de explorador: decálogo para orinar (y más) a muchísimos grados bajo ceroTierras Polares / eltiempohoy.es
Hace treinta grados bajo cero y te estás meando. ¿Qué haces? Me lo preguntan mucho y yo siempre digo lo mismo: un elemento importante en toda exploración polar es el bote donde uno hace pis dentro de la tienda. Sí, es así. Nada más fácil que hacerlo dentro de un bote que ya será vaciado cuando las condiciones sean más agradables.
Lo mismo ocurre por el día en esta expedición a Groenlandia. Hay que tener en cuenta que este viaje nos estamos desplazando en un trineo que se mueve casi todo el rato con lo que las necesidades, casi siempre, han de hacerse en marcha.
Unas reglas básicas propias del mundo de la navegación son importantes a la hora de hacer pis, como no caerse del trineo mientras uno orina a la inmensidad, ni hacerlo contra el viento o contra tus compañeros. También hay que tener cuidado con la temperatura que hace cuando desnudas parte de tu cuerpo para evitar congelaciones en lugares complicados.
7-1
Es ya más complicado cuando uno ha de ir al 'baño', lo primero es tener en cuenta que este es un proceso largo y conviene no precipitarse y hacer las cosas bien.
Hay que ser consciente que quitarse cuatro capas de ropa no es algo rápido y que en las manos no se tiene demasiada sensibilidad pues irán cubiertas con, en el mejor de los casos, un par de guantes.
Las herramientas necesarias son: el papel higiénico y la pala de nieve. Lo primero que yo hago es un agujero en la nieve y me meto dentro para estar protegido del viento helador. Entonces empiezo a bajarme pantalones y a quitarme capas. Una vez terminado vuelvo a cubrir el agujero con nieve y me abrigo bien de nuevo antes de sacar la otra parte de mi cuerpo al exterior.
Creo que no he mencionado la importancia de avisar a tus compañeros de que vas a ir al 'baño' para que el trineo no arranque de repente y te abandone en mitad de la nada con los pantalones bajados.
También es importante no ser demasiado pudoroso y alejarse mucho del trineo: nunca se sabe si hay grietas cerca.. ¡u osos polares!