Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los refugiados del incendio de Fort McMurray llegan a mi ciudad

refugiados canadáeltiempohoy.es
Mientras la parte norte del estado de Alberta arde bajo las llamas de un incendio de proporciones difíciles de imaginar, la ciudad de Edmonton, donde vivo, va acogiendo a aquellos que acaban de perder todo cuanto poseían. La ciudad de Fort McMurray ha sido pasto del fuego y alrededor de 100.000 personas han tenido que emprender el camino hacia el sur en busca de refugio. Un autentico éxodo de gente que no dejan nada atrás. Por ello ahora, en mi ciudad, que se encuentra a unos cuatrocientos kilómetros del fuego, se encuentran carteles por doquier en busca de alquiler de un lugar para vivir u otros tipos de ayuda. También se han habilitado muchos edificios públicos para acoger a los que huyen del fuego. Muchos buscan trabajo, casa, comida. En muchos restaurantes, cafeterías y bares la propina o un porcentaje de la consumición va destinado, estos días, a los refugiados o a la Cruz Roja que se encarga de acogerlos. A los colegios van llegando alumnos de Fort McMurray con intención de continuar y terminar lo que queda de curso.

Mientras, el incendio sigue su curso alimentado por el viento de manera incontrolada. Alrededor de 700 bomberos, 31 helicópteros y 13 aviones están trabajando para controlar el fuego aunque  poco pueden hacer hasta que no pare el viento o empiece a llover. De momento no hay pronóstico de lluvia en la zona. En todo el estado de Alberta la alerta de incendio es alta y se han de elevar las precauciones, no está permitido encender un fuego o hacer barbacoas ni tampoco circular con vehículos fuera de las carreteras. Confiemos en que el tiempo cambie y ayude en el control del fuego y que la población de Alberta, tal y como está haciendo hasta ahora, continúe con sus muestras de solidaridad y atención a las victimas del incendio.