Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así se conduce un trineo de viento cuando el deshielo anticipado te pone en peligro

hilo en trineoeltiempohoy.es
Una vez que el helicóptero nos dejó en medio del Inlandis comenzó la preparación del trineo. Mucha gente pensará que es algo tan fácil como montarse en el y salir navegando pero nada más lejos de la realidad: pasamos un día y medio montando nuestro vehículo y preparándolo para navegar por los hielos de Groenlandia. Os voy a contar un poco más de cómo es navegar el hielo gracias al viento.
El trineo tiene una estructura de madera compuesta por una serie de travesaños que se disponen perpendicularmente a unos raíles, todos ellos se unen con nudos y la labor de atar todos esos pequeños trozos de cuerda es larga y ha de hacerse con precaución. Durante la fase de preparación, Ramón Larramendi, el director de la expedición, consideró que, por seguridad, debíamos salir cuanto antes de la zona de aguas debido a un deshielo anticipado, porque se forman ríos y lagos que pueden ser muy peligrosos. Para ello, deberíamos separar el gran trineo en dos más ligeros y manejables con más capacidad de reacción a la hora de esquivar el agua. Ambos trineos se encontrarían en medio del hielo cuando hubiésemos ganado una altitud considerable libre del peligro del deshielo. 

Nos dividimos en dos grupos, cada uno de tres personas. En uno iría Ramón Larramendi, Nacho García y Karin Moe Bojsen. En el otro Ignacio Oficialdegui, Vicente Leal y el que escribe. Con ese reducido equipo navegue por fin en el trineo polar de Larramendi, uno de mis sueños desde hace mucho tiempo, además, en una compañía difícil de mejorar.
La navegación en un grupo de tres personas se realiza en parejas: piloto y copiloto. Mientras, el tercero descansa en la tienda situada sobre el trineo. De esa manera vamos rotando los turnos haciendo jornadas muy largas. El segundo día logramos recorrer más de ciento veinte kilómetros durante los cuales, a veces, veíamos en la lontananza la gran cometa que impulsaba el de nuestros compañeros.
hilo montando el trineo
Fueron unos días de mucho viento, en algunos casos superando los cincuenta kilómetros por hora. El cielo estaba despejado y los eternos atardeceres de estas latitudes dibujaban un gran disco rojo en la línea del horizonte durante horas. Navegar sobre la nieve en esas condiciones es un espectáculo difícil de imaginar.
al lugar que habíamos fijado como de encuentro entre los dos trineos,

La maniobra para aparcar
avanzar en un gran trineo de más de dos mil kilos hasta la cima del caasquete polar de Groenlandia