Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sin los meteorólogos en la base antártica, nuestro trabajo jamás saldría adelante

meteorologoshilo moreno
Un parte fundamental de los técnicos de la base antártica en la que trabajo es la que forma el equipo de los meteorólogos. Ellos mantienen una red de estaciones meteorológicas automáticas situadas, no solo en esta isla (isla Livingston), sino en otras del archipiélago Shetland del sur.
Además de ello, predicen el tiempo realizando partes a diario para que nosotros podamos saber qué tiempo va a hacer los siguientes días y nos podamos organizar en nuestros trabajos.
Cuando el viento es excesivamente fuerte no se puede trabajar en el glaciar, tampoco si nieva mucho o si la visibilidad es limitada. Por eso necesitamos saber cómo va a transcurrir la jornada y si es mejor dedicarla a trabajos en interior que a los de campo.
meteorologos
También predicen el estado de la mar, la altura de la ola y demás. Los transportes en zodiac u otros estudios científicos que tienen lugar en el mar están muy condicionados por la meteorología. La labor de los meteorólogos, como veis, es fundamental en la base.
Nosotros, los técnicos de montaña, colaboramos mucho con ellos. Entre otras cosas, les acompañamos de manera frecuente a realizar el mantenimiento de una de estas estaciones meteorológicas automáticas que se encuentra situada en medio del glaciar. A parte de mantenerla es necesario extraer los datos de manera periódica y comprobar que todos sus sensores funcionan correctamente.
meteorologos

Hasta dicha estación se llega en moto de nieve y supone una buena excursión para los meteorólogos, que a menudo están cansados de trabajar frente al ordenador haciendo sus predicciones trabajando sobre los modelos que reciben.
Por la tarde, o a última hora, imprimen el parte meteorológico y lo cuelgan de la puerta de la cocina donde todos vamos a leerlo con mucha curiosidad. Después de cenar, ellos mismos nos lo interpretan y les hacemos toda clase de preguntas para poder planificar nuestros futuros trabajos. Es algo así como tener enfrente al hombre del tiempo de la tele pero sentado a la mesa junto a ti y con el que puedes cómodamente interactuar: es un lujo tenerles en la base entre nosotros.
meteorologos