Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cruzar el Atlántico a golpe de remo: más de 5.000 kilómetros haciendo paddle surf

Paddle surfeltiempohoy.es

El sueño del francés Nicolas Jarossay es ser el primer hombre del mundo en cruzar el Atlántico haciendo paddle surf. Lo tiene todo calculado y pese a un primer intento fallido, lo volverá a intentar. Tardará unos 75 días en los que comerá unos 80 kilos de comida deshidratada y beberá agua que él mismo desalará. Para tener las máximas posibilidades de éxito en esta aventura ha invertido más de dos años y 110.000 euros.

Durante esos 24 meses, Jarossay pensó en cada detalle para tener las máximas posibilidades de éxito en estos 5.000 kilómetros. Diseñó una tabla especial de 6,5 metros de largo y un metro de ancho con un compartimento que le servirá tanto para guardar comida y equipamiento como para refugio por las noches.
Para alcanzar esta gran aventura, Nicolas fue preparado física y mentalmente por un equipo médico. Durante los 75 días que está pensado que dure el viaje, se alimentará a base de comida deshidratada por congelación y beberá agua del mar que él mismo desalinizará con dos pequeñas desaladoras que llevará consigo. Una gran aventura que le ha costado un total de 110.000 euros entre viajes, equipamiento, comida, transporte al punto de partida, etc.
Paddle surf
Este francés de 38 años siempre se ha sentido muy atraído por el mar pese a que nació y vivió su infancia en el interior de Francia, concretamente en Sena y Marne, en la región de Isla de Francia. Cuando tenía 13 años practicaba windsurf pero en 2009 descubrió que su verdadera pasión era este "nuevo" deporte llamado paddle surf. Requería un esfuerzo menos intenso y le permitía llegar más lejos.
De momento, no ha podido cumplir su sueño en el primer intento. El 10 de abril partió desde Praia (Cabo Verde) con destino América pero después de que su tabla, que pesa unos 60 kilos, volcase y se hundiese, parece que tendrá que volver a intentarlo un poco más adelante.