Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Temperaturas extremas para recorrer 662 km: del frío de montaña al calor del desierto

Titan Deserteltiempohoy.es

Seis etapas, siete días y 662 kilómetros en bicicleta con temperaturas extremas. Del frío de la montaña de Ifrane, Medio Atlas, pasarán al calor extremo del desierto marroquí. Etapas de hasta 145 kilómetros y en las que en alguna de ellas no podrán contar con ningún tipo de ayuda para llegar a meta. Una de las carreras más exigentes del mundo tanto física como mentalmente.

Este 24 de abril da comienzo la Titan Desert, una prueba de bicicleta de montaña que está considerada como la más dura del mundo. Siete días en los que sus participantes recorrerán 662 kilómetros repartidos en dos etapas de montaña con frío y cuatro de calor intenso en el desierto marroquí. Temperaturas extremas a las que se tendrán que enfrentar los ciclistas con apenas unas horas de separación.
Por primera vez en su historia, la Titan se adentrará en Ifrane, conocido como la “Suiza de Marruecos”. En las dos primeras y frías etapas predominará un paisaje montañoso y con bosque en el que los participantes dormirán en villas para resguardarse del frío. Posteriormente, la carrera irá a la provincia de Errachidia para descansar en sus campamentos nómadas. En la tercera etapa será cuando los participantes se adentren en el desierto. 101 kilómetros hasta llegar a Rissani en los que los ciclistas no podrán recibir ningún tipo de asistencia mecánica ni fisioterapia en la meta y además, tendrán que cargar con todo el material que necesiten para retomar la carrera al día siguiente.
La cuarta etapa será una de las más largas de toda la historia de la Titan Desert. Saldrán de Rissani y llegarán a Merzouga tras recorrer 145 kilómetros por cañones y pistas arenosas típicas del desierto. La quinta etapa tendrá su salida y meta en Merzouga. 95 kilómetros en los que no tendrán ningún tipo de indicación y deberán orientarse con su GPS y libro de ruta ya que deberán pasar por unos puntos obligatorios, por las estaciones de hidratación y llegar a la meta.
Finalmente, la última etapa recorrerá los 79 kilómetros que separan Merzouga y Maadid con dos ascensiones cortas de mucho desnivel.