Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué no tiene techo el Roland Garros? Más de un siglo de amor-odio con la lluvia

Roland Garroseltiempohoy.es

Roland Garros se ha quedado desfasado. Es el único de los cuatro Grand Slams que aún no cuenta con techo en sus estadios, y la larga espera hasta conseguir una remodelación en las instalaciones se ha convertido en un quebradero de cabeza para la organización. La lluvia es el principal motivo para que esta medida se haya considerado de carácter urgente. Y el aplazamiento del Nadal vs Carreño en cuartos ha vuelto a poner sobre la mesa un debate que no parece prosperar: ¿por qué (en 2017) un recinto de este calibre sigue sin ser reformado?

Los vecinos que residen en la zona y ciertos sectores ecologistas son los únicos que tienen pisado el freno. El posible impacto en el pasaje y las molestias para ver el horizonte (por los 18 metros de alto que supondría la modernización) son suficientes para atrasar la nueva estructura de un evento que, cada año, genera unos 400 millones de euros al país galo
El extenista Guy Forget, ahora director del Roland Garros, lleva décadas manifestando su desesperación. "Llevamos 15 años hablando del techo. Es una cuestión de respeto para el público, para la gente que viene de lejos y para los jugadores que están esperando horas y horas en las salas comunes y en los vestuarios", comentó hace exactamente un año, cuando por tercera vez tuvieron que verse obligados a cancelar íntegramente el torneo parisino a causa de las precipitaciones.
Roland Garros
Cada vez que se acerca el mes de junio, Forget y su equipo se ponen a temblar. La inestabilidad típica de la primavera hace de París una ciudad fría y húmeda en la que las temperaturas se desploman y el viento hace casi imposible conservar el paraguas. Mientras, televisiones, patrocinadores, deportistas y seguidores pierden tiempo, dinero y energía.
Pero el futuro del Roland Garros no es tan negro como parece. Los cambios tienen año de arranque, y según han confirmado los propios interesados, la remodelación estaría pensada para 2020