Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rodea un agujero negro en media hora: así es la enana blanca más veloz del cosmos

enana blancaChandra X-Ray Observatory

Dos objetos estelares moribundos se comportan en la galaxia como no se habría previsto jamás: orbitando uno sobre otro a una velocidad de vértigo y tan cerca como la Luna está de la Tierra. Desde Chandra de la NASA han observado los destellos de rayos X y han calculado que la enana blanca tarda en girar en torno al agujero negro 28 minutos. Es decir, 1.000 veces más rápido de lo que gira la Luna. Pero lo más increíble es que la estrella soporte la fuerza gravitatoria del agujero negro a una distancia tan corta. ¿Por qué no ha sido absorbida por él? Te explicamos esta locura espacio-temporal que nos tenía guardada nuestra galaxia.

Esta estrella binaria se conoció hace años, gracias a dos telescopios espaciales de la NASA y el Telescopio Australia Array compacto ubicado en Nueva Gales del Sur (Australia). Sin embargo, no fue hasta 2015 cuando se observó que estaba compuesta, además, de un agujero negro, que 'tiraba' de ella. Se le conoce desde entonces como el sistema X9.
Lo que ahora se ha descubierto es algo todavía más increíble: la órbita entre la estrella y el agujero negro es la más corta y rápida (un 1% la velocidad de la luz) que hasta ahora se había conocido entre dos cuerpos estelares de este tipo. Esto es muy extraño porque la fuerza gravitatoria de un agujero negro es tan intensa que girar en torno a él se puede convertir en tarea harto costosa para una estrella. ¿Cómo puede hacerlo? ¿Por qué no se la ha tragado el agujero negro si está tan cerca? ¿Qué ocurrirá en un futuro?
Difícil, pero probable: la enana blanca es bastante resistente a la gravedad del agujero
La órbita que se ha formado entre el agujero negro y la estrella compañera es posible gracias a la naturaleza de esta última. Se trata de una enana blanca, el cadáver de un sol con una densidad muy potente; la suficiente para resistir durante millones de años el campo gravitatorio de los agujeros negros.
No obstante, el agujero negro está haciendo su función. El investigador Arash Bahramian, de la Universidad de Alberta en Canadá Y Michigan State University (EEUU) ha asegurado que "el material de la enana blanca ya está siendo arrancado y arrojado sobre el disco de materia alrededor del agujero negro".
*VÍDEO: A Tour of X9 in 47 Tucanae/ Fuente: Chandra X-Ray Observatory
La estrella desaparecerá, pero dentro de millones de años
Aunque su destino todavía es incierto, se cree que acabará sucumbiendo ante el poder del agujero negro. La órbita de la estrella irá tomando una forma cada vez más ancha (por la pérdida de masa). En este proceso, el agujero irá 'chupando' cada vez más energía a la enana, hasta convertirse en un objeto extraño y moribundo... y desaparecer. 
¿Por qué la estrella se encuentra tan cerca del agujero negro?
Todo comenzó con la explosión de un agujero negro, hace millones de años. En ese momento, en el que se convirtió en una estrella gigante roja, también se desprendieron enormes cantidades de energía. Fue en ese contexto cuando se creó un 'mini-agujero negro' y una estrella alrededor, nuestros protagonistas.
A medida que el agujero negro absorbía las ondas gravitacionales generadas tras esa explosión, la distancia entre la estrella sobre dicho agujero negro y la estrella era más corta. Por eso, una vez que se terminó la energía que había en ese ambiente, empezó a 'chupar' de la enana blanca. Por eso están tan cerca. 
enana
*FOTO: A Tour of X9 in 47 Tucanae/ Fuente: Chandra X-Ray Observatory