Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Listo para las Boötidas? No te pierdas la lluvia de estrellas más impredecible del año

¿Listo para las Boötidas? No te pierdas la lluvia de estrellas más impredecible del añoeltiempohoy.es

A noche cerrada y entre las 03.00 horas y el amanecer. Así se podrán ver durante esta madrugada las Boötidas, una lluvia de estrellas que, según el divulgador científico especializado en astronomía Antonio Pérez Verde, no deberíamos perdernos por nada del mundo. Se trata de un fenómeno "incierto" que otros años "ha sorprendido". Y este año también cabe la posibilidad de que nos vuelva a pillar desprevenidos. 

Según indica el experto, la tasa de actividad de las Boötidas es indeterminada, pues se desconoce cuál será la estimación del número máximo de meteoros. El límite está en un centenar por hora, a una velocidad aproximada de 18 km/h. La media está entre los 5 y los 20 meteoros por hora, algo muy alejado a la de las Perseidas, que en pleno agosto tiene una visibilidad de entre 60 y 70 meteoros por hora.
Además, Pérez Verde apunta que la posición de la luna será decisiva. "Al estar en su segundo día de fase creciente, se ocultará tras el horizonte durante el crepúsculo y su luz no entorpecerá", ha matizado.
BOOTIDAS
¿Cómo se originan las Boötidas?
Las Boötidas son una lluvia de estrellas provocada por el rastro de partículas dejadas por el cometa Pons-Winnecke. Este rastro de deshechos se distribuye de forma tubular a lo largo de su órbita, lo que se denomina como 'tubo meteórico', según relata el científico, que añade que la Tierra atraviesa todos los años ese tubo entre los días 22 de junio y 2 de julio, pasando por su zona más densa sobre el 27 de junio, fecha del máximo.
Cuando la Tierra está atravesando el tubo, la fuerza gravitatoria del planeta atrae a las partículas del 'tubo meteórico'. Al entrar en contacto con la atmósfera terrestre, a unos 80 ó 100 kilómetros de altura, estas partículas sufren un proceso de fricción donde su temperatura llega a elevarse por encima de los 1.500 grados centígrados. Esta temperatura hace que la partícula se vuelva incandescente y brille a medida que se descompone, dejando un rastro a su paso. Ese rastro luminoso es lo que se conoce como estrella fugaz.