Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué nos perderemos el eclipse total de Sol del próximo 8 de marzo?

Eclipse total de SolNASA/ESA

En ‘El tiempo hoy’ nos encantó leer el titular de la noticia que la NASA publicó a mediados de febrero: “El próximo 8 de marzo se producirá un eclipse total de Sol”. La euforia sólo nos duró unos segundos, hasta que leímos el subtítulo: “Sólo podrán verlo los habitantes del sudeste asiático”. Mala suerte para el resto de los continentes y un regalo para todos aquellos que se encuentren en las ‘zonas mágicas’.

Asiáticos del mundo, estáis de enhorabuena. El próximo 8 de marzo (9 de marzo según la hora local) tendrá lugar uno de los fenómenos menos habituales en nuestra galaxia: La Luna se colocará entre El Sol y La Tierra provocando un eclipse total del Sol, del que sólo se verá una fina corona.  Por un momento, el día se hará penumbra, aunque el cielo seguirá siendo de color azul. La NASA estima que el eclipse durará entre 1,5 y 4 minutos, tiempo suficiente para visualizarlo, siempre con la protección adecuada.
¿Por qué no se va a ver en Europa? Porque la sombra de la Luna, al ser mucho menor que la superficie de La Tierra, sólo abarcará una pequeña porción de la misma; en este caso, la que se corresponde con el Sur y el este de Asia. Justamente allí es donde se verá el eclipse total, pero otras zonas como Hawai o Alaska también tendrán la fortuna de verlo parcialmente. Ésta es la simulación de la trayectoria del eclipse (desde la perspectiva de la Luna) que ha hecho la NASA:
Trayectoria eclipse 1
Trayectoria eclipse 2
La NASA también ha recordado por qué los eclipses totales son perceptibles ante nuestros ojos, es decir, por qué la Luna se ajusta y cubre la cara brillante del Sol como si ambos astros formarán una pieza de puzzle. “Se debe a que la geometría de La Tierra es muy precisa. El Sol es  400 veces más ancho que la Luna, pero también está  400 veces más lejos de la Tierra que la Luna durante los eclipses solares totales, por lo que nuestros ojos apreciarán el mismo tamaño en el cielo”, publicaba en su web en español.