Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Megaestructura 'alien': alerta por una misteriosa estrella que se va apagando

MegaestructuraEl Tiempo Hoy

Esta estrella está siendo un quebradero de cabeza para los científicos de todo el mundo. Su nombre es KIC 8462852, y las inusuales variaciones en su brillo se han convertido en un misterio sin resolver. Algunos estudiosos lo asocian a un enjambre de cometas que pasa por su lado con frecuencia. Otros, los más aventurados, apuntan a la presencia de una enorme estructura construida por alienígenas. Las hipótesis son muchas y, desde hace días, millones de ojos están pendientes de un astro cuyo comportamiento sigue siendo todo un enigma. 

El 19 de mayo se produjo una llamada urgente a científicos de todo el mundo para dirigir tantos telescopios como fuera posible hacia esta estrella con el fin de acabar con el misterio de su anómalo comportamiento. El Observatorio de Fairborn, en Arizona, había confirmado que KIC 8462852 era un 3 por ciento más tenue de lo que normalmente es. Y este hecho es más que suficiente para tener "la certeza absoluta de que esto no es una suerte estadística".
La estrella ha demostrado un ciclo irregular de una gradación creciente que luego la devuelve a su brillo habitual. Estos cambios se detectaron por primera vez en septiembre de 2015 por Tabetha Boyajian, de la Universidad de Yale, mientras utilizaba el telescopio espacial Kepler de la NASA. Su construcción estuvo destinada a observar este tipo de inmersiones en el brillo de una estrella, ya que existe la posibilidad de que sean causados por un planeta que se mueve frente a ella si es vista desde la Tierra. Pero este no es el caso.
Hipótesis como la presencia de cometas por la fuerte actividad magnética de la zona se han puesto sobre la mesa. Otras, como la presencia de una megaestructura extraterrestre bloqueando la luz del astro, también son una opción a tener en cuenta. Y a la espera de que se descubra el motivo en cuestión, los científicos se han puesto manos a la obra para explorar los elementos químicos que quedan detrás.

"Lo que esté causando que la estrella se vuelva más tenue dejará una huella digital espectral detrás –ha apuntado Wright a Space.com- Si hay gas en ese polvo, ese gas debe absorber longitudes de onda muy específicas y deberíamos ser capaces de ver eso. Así que hemos estado ansiosos por ver uno de estos cambios en una de estas inmersiones de la estrella para poder tomar algunos espectros".