Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Misterio resuelto: ¿por qué la Tierra emite destellos al espacio desde hace 25 años?

Brillos de la Tierra desde el espacioEl Tiempo Hoy

Desde hace 25 años, un suceso paranormal ha tenido en ascuas a los científicos de la NASA. Al sacar fotografías de nuestro planeta desde el espacio, unos extraños destellos se dejaban ver sobre la superficie terrestre. En un principio dieron por hecho que se trataba del reflejo del sol en los océanos. Pero la presencia de luces en zonas ausentes de agua convirtió este en un misterio sin resolver. 

Con la puesta en marcha del nuevo satélite DSCOVR allá por 2015, las dudas volvieron a ponerse sobre la mesa. Los destellos eran perfectamente visibles, y se encontraban a centenares a lo largo y ancho de la Tierra (concretamente, se avistaron 866 en cuestión de meses). Fue entonces cuando un equipo de la NASA decidió investigar la posibilidad de que pudiese existir agua (en cualquier forma o composición) en tierra firme. Pero se toparon con un problema: para lograr esa potencia de luz, la cantidad de líquido necesaria era desorbitada.
Analizando las imágenes recogidas desde 1999 por Carl Sagan, dos científicos de la Universidad de Maryland y del Tecnológico de Michigan se percataron de un nuevo dato que habían pasado por alto sus predecesores. Al no existir ningún orden lógico entre los destellos, la pregunta era: ¿y si estos tuvieran origen en las nubes y no en la superficie terrestre? Y así fue.
Brillos de la tierra 2
Agua de las nubes, no de los océanos
Recurriendo a artilugios diferentes, Tamas Varnai y Alex Kostinski, los autores de esta fructífera investigación, analizaron las partículas contenidas a 5 y 8 kilómetros de distancia del suelo firme. La sorpresa se la llevaron cuando vieron que su tesis original estaba siendo confirmada con datos. El hielo de las nubes, al colocarse en posición horizontal, producía un efecto con el Sol que se reflejaba a millones de kilómetros de distancia. Y lo mejor de todo: según sus propias previsiones, ¡estos brillos podrían ayudar a futuros estudios sobre la atmósfera de los exoplanetas y su posible habitabilidad!
Destellos espaciales 3