Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los amaneceres de tres 'soles' existen

parhelio 1eltiempohoy.es

Ahora que ‘Star Wars’ vuelve a estar de moda y que la imagen del atardecer de dos soles en Tatooine es uno de sus grandes iconos, superamos la ciencia ficción con un fenómeno natural (y real) que sólo las zonas más frías tienen el privilegio de ver: los parhelios.

Parhelio es una palabra griega que proviene de ‘Para’ (similar) y Helio (Sol), por lo que este término no debe traducirse como ‘dos soles’ sino como ‘similares al sol’ (en China, en el año 2014, llegaron a verse hasta cinco réplicas del astro rey). Igual que ocurre con el halo de la Luna, el parhelio tiene lugar cuando el Sol está rodeado por cirros (nubes fragmentadas y plumosas a más de 6.000 metros de altura) que tienen muy poca densidad pero que están compuestas por cristales de hielo que reflejan la luz a modo de prisma y la desvían.
Los cristales de hielo pueden provocar varios efectos ópticos mucho más conocidos, como los halos o las coronas, pero justo cuando reflejan la luz solar a una distancia angular de 22º provocan la aparición de estos falsos soles, que en Inglaterra se conocen como ‘Los perros del sol’ (por su fiel compañía) o ‘Los fantasmas del sol’.  Suelen pintarse a la izquierda y a la derecha del astro (y a su misma altura), aunque todo depende de si los cirros se encuentran en ambos lados del mismo o sólo en uno.
Son comunes al amanecer o al atardecer (aunque mucho más al alba) y en las temporadas de frío intenso. Al igual que el halo de la Luna, los agricultores lo consideraban como una señal de la llegada del mal tiempo, pues los cirros se forman sólo las jornadas previas a la aparición de las tormentas. Suelen darse en latitudes altas (son muy típicos en el Ártico y en el Antártico) pero esto no significa que no puedan manifestarse en las latitudes bajas; de hecho, se han registrado en España, como muestra esta foto de Santiago de Compostela.  
parhelio santiago compostela
No estamos acostumbrados a ver parhelios porque duran unos pocos minutos: van desapareciendo a medida que el Sol se eleva. Por eso, su avistamiento ha sido noticia en Rusia, en China (donde la población se asustó muchísimo pesando que era una señal del fin de nuestra galaxia) y en Canadá, donde se han llegado a ver hasta dobles parhelios (falsos soles a los lados y por encima del verdadero sol). Sin duda, es un espectáculo único y mágico que nada tiene que envidiarle a la religión.
doble parhelio