Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Postre de chocolate? ¡No! Te contamos qué son estas extrañas espirales de Marte

marteeltiempohoy.es

No es lo que parece. La imagen que te presentamos no es lo que te piensas: parece una tarta de chocolate, pero es una zona de hielo del planeta Marte. Sí, has leído bien. Concretamente, se trata del casquete polar norte. Por si fuera poco, la imagen, aunque tiene una enorme resolución, no está tomada de cerca, sino que abarca un área de un millón de kilómetros cuadrados. Te explicamos de dónde viene ese color marrón.

¿Cómo es posible que, siendo de hielo, tenga un color marrón? Esto es porque la capa polar norte está compuesta por una mezcla de hielo de agua y dióxido de carbono congelado, el principal elemento de la atmósfera de Marte, pero es el polvo depositado en el dióxido de carbono congelado por los vientos marcianos el que explica los espectaculares cambios de color.
¿Y los remolinos? Se han creado por la forma en la que soplan los vientos, que parten desde la parte central más alta hacia sus márgenes inferiores, arremolinándose empujados por la misma fuerza que hace que los huracanes giren en la Tierra.
Los científicos están convencidos de que este cañón, conocido como Chasma Boreale, se formó previamente a las espirales de hielo y polvo, y que su profundidad aumenta a medida que se forman nuevos depósitos de hielo a su alrededor. En este caso, las capas de hielo y polvo podrían tener hasta 2 kilómetros de profundidad.
Esta imagen, tomada por la sonda Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA), no solo sirve para jugar a las adivinanzas, sino que será de gran ayuda para los científicos: "Esta información es de gran valor para conocer cómo ha ido evolucionando el clima del planeta a medida que su inclinación y su órbita variaban a lo largo de cientos o incluso miles de años", ha explicado ESA en un comunicado.