Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Rosetta' se funde con su cometa: las claves de por qué esta sonda es tan importante

Rosetta, la sonda favorita de la Agencia Espacial Europea (ESA), la misión que ha conseguido enviar datos importantísimos para el estudio del origen del sistema solar, ha muerto hoy posándose, paradójicamente, sobre el cometa que lleva siguiendo y estudiando 12 años. Una historia de amor cuyo final hemos podido ver en directo, en unas imágenes que han podido seguirse en todo el mundo. Te ponemos en contexto y te contamos por qué es importante este trocito de historia espacial europea.

Introducción: una de datos
La misión comienza hace doce años, en 2004. Tras 10 años de viaje surcando el Sistema Solar en busca del cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko, Rosetta consigue alcanzarlo en julio de 2014. Pero esa alegría inicial se redobla meses después, cuando se produce un nuevo hito: uno de los módulos que la componen, Philae, consigue posarse en la superficie del cometa, un hecho histórico que salta a todos los medios. Sin embargo, algo se tuerce al poco y Philae queda 'dormida' al quedarse en una zona oscura donde no recibe luz del sol, su fuente de energía. Resucita para alegría de todos en junio de 2015 y continúa recogiendo relevantes muestras. La misión ha costado, al menos, 1.400 millones de euros.
Clave para el estudio del origen de la vida
Los científicos de Rosetta pretenden, por encima de todo, saber cuáles son los orígenes de la vida en el Sistema Solar. En este sentido, los cometas les son de gran ayuda, porque son los objetos menos modificados desde su formación, hace 4.600 millones de años. Son como cápsulas del tiempo esperando a ser estudiadas.
CELEBRACION ROSETTA
*Imagen: La celebración del equipo de la misión 'Rosetta' celebrando el aterrizaje de la sonda / ESA
La relación de amor más larga entre una nave y un cometa
Hasta este momento, muchas han sido las sondas que han pasado cerca de cometas, pero esta ha sido la relación más larga y cercana. De hecho, ha sido la única sonda en la historia que ha conseguido descender a un cometa activo. No ha habido otro caso igual en la historia de la humanidad. 
Nos ha enseñado que existimos gracias a un cometa
En principio son conjeturas, pero todo apunta a que es así gracias precisamente a los datos enviados, entre otros, por Rosetta y Philae. Los ingredientes de la vida (acetamida, isocianato de metilo, propanal y acetona, entre otros) llegaron a la Tierra a lomos de un cometa hace más de 3.800 millones de años.
ESA
*Imagen: Esta es la última fotografia que ha enviado 'Rosetta' antes de 'suicidarse'. / ESA
Ha demostrado que había oxígeno en el cometa
Esto no tiene efectos prácticos inmediatos en tu día a día, pero encontrar moléculas de oxígeno sobre en los gases que rodean al cometa fue algo inesperado para los científicos, que tenían la teoría de que allí no había o se habrían combinado completamente con otros elementos ya en los orígenes del Sistema Solar.
Es pionero por…
No porque sea la primera nave espacial que se acerca a un cometa, una media docena de cometas ya han recibido la visita de otras sondas, pero apenas se habían cruzado de pasada: nunca antes de Rosetta habían permaneciendo en su entorno para estudiarlo y seguir su evolución. Ahora sabemos que su objeto de estudio mide unos cuatro kilómetros de diámetro, está hecho de hielo, polvo y rocas, tiene una temperatura de unos 70 grados centígrados bajo cero y está cubierto de un polvo casi negro. En la primera fotografía en color tomada por la Rosetta resultó ser un cuerpo grisáceo. Y eso que al principio de la misión ni siquiera sabían qué forma tenía. 
rosetta
*Imagen: Primera panorámica captada por las cámaras de 'Philae' desde la superficie del cometa 67P / ESA
Ha dejado un mensaje para los alienígenas
Aunque la sonda ha sido apagada con éxito, su misión no ha terminado del todo. Rosetta lleva a bordo una placa de níquel con mensajes en 1.000 idiomas por lo que, desde hoy, el cometa 67P transporta un mensaje que, con suerte, podrán leer las civilizaciones extraterrestres.