Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lunas más raras del Sistema Solar: Pan, un satélite con forma de platillo volante

Pan Luna Saturno recreacióneltiempohoy.es

A raíz del asombro que ha causado el descubrimiento de las olas ondulantes de los mares de Titán (¡sus aguas se mueven!), en ‘El tiempo hoy’ nos ha entrado la curiosidad. ¿Cuántas lunas raras orbitan en nuestro Sistema Solar? Gustosamente, hemos descubierto que muchas. Comenzamos por la más curiosa: la pequeña Pan.

Nuestra galaxia está plagada de satélites-sorpresa. Algunos de ellos orbitan en la dirección contraria al movimiento que realizan alrededor del Sol, otros cambian de órbita como si fueran saltando, otros escupen erupciones de hielo… Para empezar a descubrirlos, hemos elegido la luna cuya estructura nos ha parecido más impactante: Pan, que rodea a Saturno y tiene una extrañísima forma de OVNI.
Pan y Atlas son dos de las lunas más raras del planeta anillado. En su composición son muy similares, aunque Atlas es más plana que Pan, cuyo abultamiento central le da ese aspecto de platillo volante. Pan fue descubierta en el año 1990. Sin embargo, la sonda ‘Casinni’ no pudo captar su imagen hasta el 2012 porque estaba escondida entre el polvo cósmico de los anillos del planeta.
Es decir, que no sólo tiene una forma completamente insólita sino que, además, durante mucho tiempo estuvo camuflada en el aro de Saturno. Tanto es así que científicos de Colorado determinaron que su origen no surgió de las colisiones y fragmentaciones con otras lunas mayores, sino que sus características –porosidad, luminosidad y superficies heladas- son exactas a las partículas de los anillos, por lo que podría haberse formado a partir de ellas.  ¿Se puede tener una biografía mejor?...
Pan y Atlas
Aunque nos suene a ‘mendrugo’, su nombre viene de la mitología griega, como la mayoría de los bautizos celestiales. Para los griegos, Pan era un dios pastor, al igual que lo es este satélite, que se encarga de mantener abierta la División en la que se encuentra: La División Enke del anillo A de Saturno. Toda una responsabilidad.