Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Y si la Tierra tardara 27.000 años en rodear el Sol? Es el caso del planeta CVSO 30c

planeta extremoeltiempohoy.es

El caso del sistema CVSO 30 es 'único' en la ciencia. Está compuesto por dos planetas gaseosos de masa similar, pero sus órbitas son extremas: mientras uno de ellos, hallado en 2012, tarda apenas 11 horas es bordear su estrella, el otro, que los científicos acaban de encontrar, tarda 27.000 años terrestres en completar la órbita. 

Un grupo de científicos procedentes de diversos observatorios del mundo han hallado un caso 'único' en el universo: un sistema planetario en el que conviven dos planetas con recorridos absolutamente contrarios. Mientras que el más lejano (CVSO 30c) tarda en rodear a su estrella unos 27.000 años, el segundo planeta (CVSO 30b) tarda apenas once horas. 
El CVSO 30b, al contrario que su recién hallado gemelo, ya fue descubierto en 2012. Está extremadamente cerca de la estrella CVSO: a 1,2 millones de kilómetros. Para hacernos una idea, entre el Sol y Mercurio, el planeta más cercano al Sol, hay 58 millones de kilómetros.
Por su parte, el planeta lejano está a una distancia de más de veinte veces la que hay entre Neptuno, el más lejano del sistema solar, y el Sol.
Este sistema es muy especial, pues se trata del primero con estas características. Las extrañas órbitas de sus planetas, que poseen tanto uno como el otro una masa de entre una y cuatro veces la de Júpiter, podrían deberse a que ambos planetas interaccionaron gravitatoriamente en el pasado y se produjo lo que los científicos llaman un proceso de dispersión.
La confirmación de que el pequeño punto de las imágenes es en efecto un planeta ha sido posible gracias al uso combinado de los telescopios Keck (Hawaii), VLT (Chile) y del observatorio de Calar Alto (Almería, España). Los científicos tomaron una imagen del objeto lejano gracias al método de imagen directa, muy exigente a nivel instrumental pero que permite explorar las regiones alejadas de la estrella, en la que otros procedimientos son menos eficaces.
Los investigadores barajan varias posibilidades para explicar esta disparidad en las distancias, pero la explicación más probable apunta a que ambos planetas se formaron en las regiones internas del sistema y una interacción gravitatoria acontecida en el pasado produjo la dispersión.
Este sistema planetario constituye un objeto idóneo para estudiar estas teorías de dispersión planetaria, así como para indagar en las primeras fases del desarrollo de los planetas: la estrella CVSO 30 es una estrella muy joven, con solo 2,5 millones de años (el Sol tiene cinco mil millones de años) y los investigadores están estudiando cómo ha podido formar planetas tan rápido.
El Observatorio Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto está situado en la Sierra de Los Filabres, norte de Almería (Andalucía, España). Es operado conjuntamente por el Instituto Max-Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania, y el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) en Granada, España. Calar Alto proporciona tres telescopios con aperturas de 1.23m, 2.2m y 3.5m. Un telescopio de 1.5m, también localizado en la montaña, es operado bajo el control del Observatorio de Madrid.