Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un día como hoy hace 98 años, un eclipse demostró la teoría de la relatividad

Einstein eclipseeltiempohoy.es

El 29 de mayo es un día muy especial para la astronomía. Un eclipse de sol muy importante para la historia de la ciencia, que está de celebración. Este fenómeno (al que apenas le quedan dos años para alcanzar el centenario) demostró que Albert Einstein tenía razón con respecto a su valiosísima teoría de la relatividad. Desde ese momento, la investigación sobre la materia y la energía oscura dieron un vuelco. 

Los eclipses totales se dan, de media, una vez cada dos años. Pero el de mayo de 1919 se produjo en unas condiciones tan singulares que dieron pie a comprobar, en la práctica, lo que Einstein ya había anunciado hacía casi una década. Cuando la luna se dispuso a bloquear la luz procedente del sol, una brillante constelación de estrellas se encontraba frente al punto donde se produjo el fenómeno.
El resultado fue, como poco, sorprendente. La luz no tiene por qué viajar en líneas rectas. Si pasa cerca de un astro tan pesado como el sol, su trayectoria se puede llegar a desviar. Y eso es justo lo que sucedió con las estrellas que se encontraban detrás: su posición se desplazó varios metros con respecto al lugar en el que se deberían encontrar de no haber acontecido un eclipse a tan poca distancia.
Eclipses
Sir Arthur Eddington fue el astrofísico al que se le encendió la bombilla en este sentido. Durante los primeros meses de 1919 se estaba desarrollando un estudio acerca de este tipo de fenómenos. Con un punto de observación a ambos lados del Atlántico, el objetivo era obtener la mayor cantidad de datos posibles. Y al comparar las fotografías resultantes del evento cósmico, se pudo corroborar que el genio alemán estaba en lo correcto.