Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No es ciencia ficción: el radiotelescopio más grande del mundo ya busca vida ahí fuera

RADIOTELESCOPIOeltiempohoy.es

En medio de las montañas chinas se encuentra el radiotelescopio FAST, el más grande del mundo. Acaba de ser encendido y puesto en funcionamiento con dos misiones muy concretas: conseguir toda la información posible de millón de estrellas y planetas a través de las ondas gravitacionales y señales de púlsares, y detectar señales de vida extraterrestre. Con 4.450 paneles y 500 metros cuadrados de espacio (como ver 30 campos de fútbol juntos), la mayor sensibilidad de este instrumento hace que las posibilidades de encontrar alguien ahí fuera sean mayores que nunca. 

FAST ha sido construido íntregamente por científicos chinos en un tiempo récord de cinco años y una inversión de 180 millones de dólares (unos 160 millones de euros). Sus creadores están convencidos de que será líder en este área "por lo menos durante 10 o 20 años" y han anunciado que estarán abiertos a la colaboración con otros países en dos años, cuando funcione a pleno rendimiento.
Eso sí, para poder realizar esta obra situada en un valle de montañas kársticas en el condado de Pingtang, al sudoeste del país, el gobierno chino tuvo que desplazar a 9.000 personas que vivían en la zona, ya que el telescopio exige un radio de cinco kilómetros de silencio. De hecho, los turistas que lo visiten deberán apagar sus teléfonos móviles para no interferir en las señales que capte procedentes del espacio.
RADIOTELESCOPIO CHINA
*Imagen: Este radiotelescopio 'made in China' le ha arrebatado el puesto al hasta ahora el mayor del mundo, el de Arecibo, en Puerto Rico / Reuters
La noticia es, en realidad, 'otra más' dentro de los grandes hitos que está consiguiendo China en los últimos años. En agostó lanzó su primer satélite de comunicaciones con tecnología cuántica y este mes puso en órbita el laboratorio Tiangong-2, la primera piedra para una futura estación espacial en 2018. Además, en la segunda mitad de octubre, pretenden enviar una cápsula con dos astronautas que vivirán en el laboratorio en órbita durante un mes. Y el año próximo esperan enviar a la Luna una sonda que regrese con muestras de la superficie del satélite.