Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La estrella que guió a los Reyes Magos volverá dentro de 500.000 años

kjeltiempohoy.es

La tradición cuenta que una estrella, la más brillante que jamás vista, guió a Melchor, Gaspar y Baltasar hasta el lugar de nacimiento del Niño Jesús. Muchos investigadores y científicos han centrado en este acontecimiento sus estudios. Ahora, el astrofísico Grant Matthews ha asegurado que la Estrella de Belén nunca fue tal, sino una conjunción planetaria extraordinaria que podría volver dentro de 500.000 años.

El mito es mundialmente conocido: Tres reyes montados en tres camellos partieron desde distintos lugares del mundo y se encontraron en el camino guiados por una gran estrella que les llevaba a conocer al recién nacido hijo de Dios. Cada uno de ellos le llevaba un obsequio, y de ahí la tradición navideña de dar y recibir regalos cada 6 de enero.
Más allá de la historia o de la leyenda, para un astrónomo es casi imposible no hacerse esta pregunta: ¿Fue cierto que existió una estrella de tal calibre en aquellos tiempos? Y, de ser así, ¿cómo apareció y despareció en nuestro firmamento? 
reyes magos
Una conjunción planetaria que no volveremos a ver hasta dentro 500.000 años
Por eso, éste profesor de la Universidad de Notre Dame se ha dedicado a investigar qué hay detrás de la Estrella de Navidad y sus conclusiones cambian la historia en su forma, pero no en su fondo. Según él, el astro que les sirvió de brújula a los Magos de Oriente no fue un astro, sino muchos; fue una conjunción planetaria tan inusual que, en relación a sus cálculos, no volverá a ocurrir hasta dentro de 500.000 años.
En concreto, dice Matthews, en el cielo se unieron el Sol, La Luna, Júpiter y Saturno sobre la constelación de Aries; Venus se colocó cerca de Piscis y Mercurio y Marte al otro lado de Tauro. En unas declaraciones a Europa Press, el profesor ha mostrado su admiración por los tres hombres que llevaron presentes hasta Belén: “Escudriñaron fervientemente los cielos para descubrir la verdad acerca de la naturaleza y evolución del universo, tal como lo hacemos hoy”.