Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fragmento de 'Matusalén', el cometa más antiguo, impacta en el cielo de La Mancha

La gente estaba terminando de cenar el pasado martes cuando una espectacular bola de fuego sobrevoló los campos de La Mancha. Los que estuvieran disfrutando 'a la fresca' en sus terrazas seguramente pudieron verlo perfectamente, porque su luminosidad fue tan grande que se pudo percibir a 400 kilómetros de distancia. Lo que seguramente no sabían era que los restos que brillaban eran del cometa Encke, el más antiguo que se conoce, con 105 años. Por algo también se le conoce popularmente como el cometa 'Matusalén', cuya esperanza de vida se calcula que sea hasta el año 2050-2060.

Gracias a los análisis llevados a cabo por José María Madiedo, investigador responsable del Proyecto SMART, el cometa partió a las 22:47h. peninsular desde Albacete hasta Cuenca a una velocidad de más de 110.000 kilómetros por hora.

Enke es un astro bien conocido en astronomía. De hecho, no es la primera vez que algunos de sus fragmentos se consumen al chocar con la atmósfera, caracterizados por su brillo y la larga estela que dejan en el cielo. Desde septiembre hasta diciembre, los fragmentos que desprende se cruzan con la órbita de la Tierra y produce la lluvia de estrellas conocidas como Táuridas, que tienen su punto de máximo apogeo entre el 4 y 5 de noviembre y se les conoce como 'bolas de fuego de Halloween'.

Este fenómeno ha podido ser registrado gracias a los detectores de la Universidad de Huelva, ubicados en el Complejo Astronómico de La Hita (Toledo), así como en los observatorios astronómicos de Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada), Huelva y Sevilla.