Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué mejor manera de empezar el año que con la lluvia de estrellas Cuadrántidas?

Cuadrántidas 2011 NASAeltiempohoy.es

Año nuevo, lluvias de estrellas nueva. El domingo día 1, con la Luna en fase menguante, comenzarán a verse las Cuadrántidas, una lluvia de estrellas que no se sabe muy bien de qué cometa proviene y cuya constelación no se corresponde con su nombre.  Son las estrellas fugaces más misteriosas que cruzan nuestra bóveda celeste, pero también unas de las más espectaculares. Dejan una larga estela que se distingue a vista de pájaro, como demuestra esta imagen de enero del año 2001 del archivo de la NASA.

Qué hay que saber de las Cuadrántidas:
-          Que son muy abundantes, pueden caer hasta 200 por hora, por lo que, aunque no es muy conocida, es una de las lluvias de estrellas más importantes del año. En 2017 tendremos la suerte de que la Luna estará en su fase menguante recientemente iniciada, por lo que el cielo estará muy oscuro y su estela será más visible.
-          Que tienen un origen muy extraño. Normalmente, las estrellas fugaces provienen del polvo de la cola de un cometa (como las del famoso cometa Halley) pero, durante muchos años, los científicos no supieron identificar cuál era el cometa-padre de las Cuadrántidas. Fue en 2003 cuando se determinó que su origen era, en realidad, un asteroide, el llamado 2003 EH1, que sería un pedazo del cometa extinto que dio lugar a esta lluvia.
-           Que la constelación de la que proviene su nombre (Quadrantis Muralis) ha desparecido. Las lluvias de estrellas se bautizan con el mismo nombre de la constelación de que parecen nacer: su radiante, que es un efecto óptico pero nos ayuda a situarnos en el firmamento. En este caso, la constelación del Cuadrante ya murió y, en realidad, ahora parecen salir de otra constelación hermana, Boyero. Sin embargo, se ha conservado el nombre original.