Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mares de la luna Titán tienen olas

Mares de Titáneltiempohoy.es

Las fugaces alteraciones que la nave 'Cassini' detectó en los mares de hidrocarburos que se extienden por la superficie de Titán, se corresponden con olas ondulantes. Es decir, que la luna que más se parece a La Tierra y que sería un candidato perfecto para la colonización, no sólo tiene viento y aguas en calma: tiene mares con olas, igual que los nuestros. "Ahora tenemos la confirmación de que estos mares no son aguas estancadas y que hay actividad en ellos", dice Jason Hofgartner, miembro de la NASA.

La mayor luna de Saturno es el único mundo aparte de la Tierra en el que se han descubierto líquidos en su superficie, en forma de metano y etano lagos y mares. Los lagos son generalmente planos y en calma, pero el orbitador Cassini de la NASA ha descubierto misteriosos destellos intermitentes.
Cassini detectó por primera vez en 2013 un destello en Ligeia Mare, un mar de 26.000 kilómetros cuadrados en la región polar norte de Titán. En observaciones posteriores, el brillo desapareció. Otro punto de vista en 2014 encontró el punto brillante de nuevo, y se disipó en enero de 2015. Se pensó que los reflejos podrían ser icebergs, burbujas o estructuras geofísicas permanentes. Se llegó a hablar de 'islas mágicas', pero el nuevo estudio concluye que las olas son la hipótesis más probable.
En la Tierra, las ondas rizadas por una brisa son la causa más común de movimiento en el mar. Eso es probablemente cierto en Titán, también. Esto es sorprendente, ya que los lagos de Titán parecen en calma. Sin embargo, una leve brisa sería suficiente para ondular la superficie según los cálculos de Hofgartner.
"Si se trata de olas, podría ser debido al cambio de las estaciones," dice Hofgartner a New Scientist. "El año de Titán es de 30 años de duración, y va hacia el verano en el hemisferio norte. Es de esperar que los vientos estarían influyendo en la dinámica del mar".
Cassini realizará una última visita a Titán en abril de 2017, en el medio del verano de Titán, y puede recoger más pruebas de los reflejos efímeros.