Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se acerca el mínimo solar: un evento histórico en el que el Sol 'dejará de brillar'

solPixabay

No nos damos cuenta pero, al igual que la Tierra sufre cambios en su superficie, el Sol también tiene los suyos. Y, según ha anunciado la NASA, se aproxima uno de los gordos: el mínimo solar. Este fenómeno, que se produce cada 11 años, es un periodo de relativa calma en la superficie de nuestra estrella, con menos manchas y erupciones solares. Sin embargo, este cambio también afecta (y mucho) a las condiciones de la órbita terrestre.

Según las investigaciones de la agencia espacial, el número de manchas solares han sido relativamente altos desde 2014, pero ahora van disminuyendo paulatinamente. Es decir, de un periodo de 'gran' actividad solar, estamos entrando en otra fase más tranquila (el llamado 'mínimo solar). Se espera que este pico mínimo de actividad se produzca en 2019-2020. 
"Durante el mínimo solar podemos ver el desarrollo de agujeros coronales de larga duración", ha indicado Dean Pesnell, científico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. Estos agujeros se definen como regiones gigantes de la atmósfera del Sol donde el campo magnético se abre y permite que las corrientes de partículas escapen hacia la Tierra.
Estos agujeros se pueden producir siempre, en cualquier momento durante el ciclo solar, pero es durante este periodo de menor actividad cuando "pueden durar mucho tiempo (seis meses o más)", añade. Lo preocupante es que estas corrientes pueden causar efectos climáticos especiales cerca de la Tierra, como perturbaciones temporales de la magnetosfera (tormentas geomagnéticas y auroras) e interrupciones de las comunicaciones y sistemas de navegación.
Malas noticias para la basura espacial
Además, durante el mínimo solar, también cambian los efectos de la atmósfera superior de la Tierra sobre los satélites que están en nuestra órbita.
En ciclos normales, la atmósfera de la Tierra es calentada e hinchada por la radiación ultravioleta del sol y los satélites en órbita terrestre baja experimentan fricción mientras recorren las afueras de nuestra atmósfera. "Esta fricción crea resistencia, haciendo que los satélites pierdan velocidad con el tiempo y eventualmente vuelvan a la Tierra", explica la NASA. Este fenómeno es bueno para la basura espacial, ya que ayuda a mantener la órbita baja de la Tierra lejos de los escombros.
Sin embargo, durante el mínimo solar, este mecanismo de calentamiento natural disminuye. La atmósfera superior de la Tierra se enfría y, hasta cierto punto, puede colapsar. Sin una cantidad normal de arrastre, la basura espacial tiende a concentrarse alrededor.
¿Qué efectos tiene el 'mínimo solar'?
Los hay. Tal y como asegura la NASA en su comunicado, "existen efectos climáticos únicos en el espacio que se hacen más fuertes durante el mínimo solar". Hace referencia, por ejemplo, al aumento de rayos cósmicos galácticos que alcanzan la atmósfera superior de la Tierra aumenta durante el mínimo solar. Estos rayos cósmicos galácticos son partículas de alta energía aceleradas hacia el sistema solar por distantes explosiones de supernova y otros eventos violentos en la galaxia.
Pesnell ha señalado que "durante el mínimo solar, el campo magnético del Sol se debilita y proporciona menos blindaje de estos rayos cósmicos. Esto puede representar una mayor amenaza para los astronautas que viajan por el espacio". Además, se esperan menos auroras boreales.