Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las redes prefieren vivir en #Marte que en un mundo dirigido por Trump, ¿es posible?

Mars oneeltiempohoy.es

Hace unos días os hacíamos la siguiente pregunta: ¿Viajaríais a Marte sabiendo que nunca podríais volver a La Tierra?, para presentaros a Alyssa Carson, una de las voluntarias de la NASA para mudarse al planeta marciano sin posibilidad de volver. Hasta ayer, esto podía parecer una locura pero, después de la victoria de Donald Trump, #Marte se convirtió en TT mundial porque, de repente, si el nuevo presidente cumple su programa electoral, la idea de dejar de ser terrícolas no nos parece para tanto.

Dentro del festival de memes que se publicaron ayer en Twitter tras el triunfo de Trump en las elecciones norteamericanas, lo de mudarnos a #Marte por voluntad propia nos ha llamado mucho la atención (y nos ha hecho mucha gracia). Justo os habíamos hablado del plan Mars One que la NASA está preparando para el año 2030: el envío de un grupo de astronautas que viajarán a nuestro planeta vecino para vivir y morir allí, puesto que la misión no contempla su regreso a La Tierra nunca (y nunca es nunca).
Los tuiteros han visto en Marte un futuro mucho mejor que el que imaginan aquí, ahora que la era Trump es una realidad. Claro que, las posibilidades de comenzar una nueva vida muy, pero que muy lejos del gobierno americano son casi nulas para un ciudadano de a pie. Los ‘afortunados’ que formarán la nueva colonia humana en Marte, al menos en el inicio, serán sólo 25 personas especialmente seleccionadas y preparadas por la NASA para llevar a cabo una misión tan arriesgada y definitiva.
Sí que hay alguna inicitiava empresarial privada para crear hoteles en Marte (en serio), como la de Elon Mux, jefe de Space X; pero el traslado y el alojamiento cuesta alrededor de unos 160.000 euros. No sabemos si huir de Trump merece tanto gasto.

Otras opciones de mudanza espacial o para desaparecer del mapa
Siendo un poco menos dramáticos y para que no tengamos que despedirnos de nuestros padres, hijos y amigos, a los que no volveríamos a ver en la vida, existen otras invenciones y lugares estratégicos en los que podemos escapar de la realidad. Por ejemplo:
- Una habitación de hotel en el espacio. En la Estación Espacial Internacional (ISS) hay una nueva habitación que es inflable. La idea ya se le ocurrió a la NASA en los sesenta, pero tuvo que abandonarla años después por problemas presupuestarios. Pero fue Robert Bigelow, un empresario hotelero nacido en Las Vegas quien, a principios de los noventa, se propuso llevar a cabo el proyecto. Su empresa, Bigelow Aerospace, acaba de conseguirlo. Se trata del primer paso de un sueño mayor: abrir el primer hotel espacial.
ISS
- El 'punto Nemo' el lugar más inaccesible de la Tierra. Allí sí que no hay nada. Ni Trump, ni Clinton, ni nada. Si coges un barco en el Pacífico y te alejas mucho de la costa en dirección a la Antártida, llegarás al 'Punto Nemo', el más en 'medio de la ninguna parte' que existe. Y si no te da la vida, emulando a Humphrey Bogart, siempre nos quedará Canadá.
PUNTO NEMO