Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amor, cielo noruego y un anillo: la primera pedida de mano bajo una aurora boreal

AURORAeltiempohoy.es

El cielo del Círculo Polar Ártico comenzó a llenarse de colores verdes y azules y las luces se arremolinaron formando destellos impresionantes. Era el momento. Dale llevaba mucho tiempo preparándose para pedírselo y se dejó llevar por el ambiente romántico que había creado la aurora boreal más impresionante que había visto en su vida. Como buen fotógrafo, preparó su cámara para capturar el momento, e hincó la rodilla en el helado suelo de Noruega: “¿Quieres casarte conmigo?”. El amor brotó como lo hicieron los reflejos de los rayos de sol sobre el campo magnético de la Tierra.

Dale y Karlie ya habían visto una treintena de veces una aurora boreal. Sin embargo, era la primera vez que una aurora boreal presenciaba una pedida de mano tan poética. Los dos son fotógrafos de paisajes y muy amantes de la naturaleza. Dale sabía, después de siete años juntos, que a Karlie le fascinaría una idea así y quiso preparar el momento al detalle.
Karlie no podía saber nada. Ir a ver una aurora boreal es parte de su trabajo, y una excursión por Noruega e Islandia no levantaría sospechas. Cuando las luces estaban en pleno fulgor, coloco la cámara en el trípode frente a las luces de contra para que la silueta de ellos dos quedase totalmente definida. Rápidamente, él se arrodilló ante ella y saco un anillo de su bolsillo, que había estado guardando en el botiquín durante todo el viaje.
aurora
¿Qué si le dijo 'sí, quiero'? Por supuesto. Estos dos enamorados empedernidos seguirán recorriendo el corazón del Ártico unos días más antes de volver a Australia. Han asegurado en el Daily Mail Australia que su boda será sencilla.
Las fotos de la aurora boreal han recorrido ya más mundo que ellos, y es que la pedida de mano se ha compartido tantas veces en redes sociales que se ha hecho viral.
A la segunda fue la vencida: ¿Qué ocurrió en la primera pedida de mano?
Dale ya había intentado pedir matrimonio a su pareja hacía cinco años en la Isla Feroe en Islandia. Sin embargo, por los caprichos del destino, las casualidades de la vida o las insoportables medidas de las compañías aéreas, esta primera vez fue un absoluto desastre. Dale guardó el anillo de compromiso en un bote de crema hidratante. Cuando tuvieron que pasar el equipaje por los controles del aeropuerto, Karlie comprobó que llevaban exceso de peso y decidió tirar el bote con ni más ni menos que 4 quilates de joya.
Aurora boreal