Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Misterio resuelto: ¿qué insólito fenómeno atmosférico inspiró ‘El grito’ de Munch?

'El grito' de Munch y su vínculo con un insólito fenómeno atmosféricoEl Tiempo Hoy

'El grito' de Munch ha suscitado todo tipo de análisis desde su creación en 1892. El gesto de su protagonista y el ambiente claustrofóbico han sido alabados por infinidad de especialistas del sector. Incluso han llegado a inspirar uno de los emojis más icónicos de Whatsapp. Ahora, un estudio deja a un lado las teorías expresionistas al descubrir que la obra imita un extraño suceso meteorológico del norte de Europa.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Oslo lleva tiempo tratando de descubrir qué sucedía en ese cielo para que tomase esos tintes tan sangrientos y psicodélicos. Pues misterio resuelto. Según apuntan los resultados de su trabajo, que fue presentado en una reunión de la Unión Europea de Geociencias en Viena el pasado lunes, el pintor noruego plasmó en el lienzo un insólito fenómeno que se produjo en Oslo en pleno siglo XIX. Unas extrañas nubes estratosféricas, conocidas técnicamente como madreperlas o nubes nacaradas, cubrieron el cielo de la capital de forma muy similar a como se refleja en el famoso cuadro.
Nubes anaranjadas cercanas a los Polos
Si esta hipótesis fuese real, Munch habría sido uno de los pocos privilegiados en disfrutar de este acontecimiento. Muy poco habituales, estas nubes entre rojizas y anaranjadas solo se dejan ver en las regiones más cercanas a los Polos. Y no solo eso: la estratosfera debe estar a una temperatura inferior a los -80 grados. Cuando ambos elementos coinciden, los rayos de luz cruzan esos cristales de agua congelada contenidos en las nubes. ¡Et voilà! El resultado es impresionante.  
Nubes rojizas y anaranjadas
"Existe información científica de que en esa época hubo nubes nacaradas en el área de Oslo y él seguramente nunca las había visto. Como artista, no cabe duda de que pudieron haberle causado una gran impresión", ha asegurado Herlene Muri, coautora de la investigación, en el antes citado informe. Ahora es el turno de que cada uno saque sus propias conclusiones. ¿Es ’El grito’ la representación de un suceso real? ¿O tan solo fue fruto de la imaginación y los tormentos internos de Munch?