Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las luces LED no son tan 'eco' como imaginabas: te contamos el motivo

LEDEl Tiempo Hoy

Desde que aterrizaron en nuestras vidas, siempre nos han hecho creer que las lámparas LED y lo ‘eco’ van de la mano. Pero no debemos fiarnos de todo lo que nos cuentan. Un estudio del Instituto de Astrofísica de Andalucía no solo asegura que no reducen la contaminación lumínica tal y como nos prometieron. Todo lo contrario. ¡La duplican!

Todo era muy bonito cuando nos presentaron a las LED: ahorran energía, duran más, no requieren mantenimiento y no emiten rayos ultravioleta. Pero hubo un ‘contra’ que no nos contaron. Aunque son evidentes sus enormes posibilidades ‘eco’ si se comparan con las lámparas de sodio, la potencia de su luz blanca está teniendo su impacto en la atmósfera. Y los astrónomos están bastante preocupados por ello.
Pero no nos alarmemos: la solución a este problema es bastante sencilla. Solo hace falta reducir la potencia de estas bombillas, por lo menos, en un 42%. Y ya hay ayuntamientos que se han puesto manos a la obra. Montreal y Quebec se han comprometido a disminuir en un tercio la potencia del alumbrado público y no sobrepasar la barrera de los 2.700 kelvin.
Contaminación lumínica
*Foto: mario..olmos (Flickr)
“Este es un problema serio que debe abordarse desde las agendas políticas. No solo por sus consecuencias sobre nuestra salud o los ecosistemas, sino porque solo en España supone un derroche de hasta 1255 millones de euros anuales“. Con estas palabras, Alejandro Sánchez, líder del estudio, quiere concienciarnos sobre un posible incremento de la contaminación, que llegará inevitablemente si no se hacen cambios de forma inmediata. Un hecho que, aunque para el cielo no lo sea, para muchos parece invisible.