Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un asteroide, el nuevo satélite de La Tierra

satéliteeltiempohoy.es

Un pequeño asteroide ha sido descubierto en una órbita alrededor del Sol que lo mantiene como un constante compañero de la Tierra, y lo seguirá siendo por los siglos venideros. A medida que orbita alrededor del Sol, este nuevo asteroide, denominado 2016 HO3, parece circular alrededor de la Tierra también.

"Como 2016 HO3 realiza bucles alrededor de nuestro planeta, pero nunca se aventura muy lejos ya que ambos giran alrededor del Sol, nos referimos a él como un cuasi-satélite de la Tierra", dijo Paul Chodas, gerente del Centro de la NASA para objetos cercanos a la Tierra (NEO) en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California.
"Otro asteroide -2003 YN107-, siguió un patrón orbital similar durante más de 10 años, pero después se alejó de nuestra vecindad. Este nuevo asteroide está mucho más bloqueado, y nuestros cálculos indican que 2016 HO3 ha sido un cuasi-satélite de la Tierra desde hace casi un siglo, y continuará siguiendo este patrón como compañero de la Tierra durante los próximos siglos".
En su viaje anual alrededor del Sol, el asteroide 2016 HO3 pasa alrededor de la mitad del tiempo más cerca del Sol que la Tierra al pasar por delante de nuestro planeta, y la otra mitad más lejos, al pasar por detrás. Su órbita se está inclinado un poco, haciendo que pase una vez cada año a través del plano orbital de la Tierra. En efecto, este pequeño asteroide se ve atrapado en un juego de 'salto de rana' con la Tierra que va a durar cientos de años.
La órbita del asteroide sufre un giro lento hacia atrás y hacia adelante a lo largo de varias décadas. "Los bucles del asteroide alrededor de la Tierra cambian la deriva un poco hacia delante o hacia atrás de año en año, pero cuando esa deriva es demasiado fuerte, la gravedad de la Tierra es lo suficientemente fuerte como para revertir la tendencia y saferrar al asteroide, de modo que nunca se distrae más lejos de unas 100 veces la distancia de la luna", dijo Chodas. "El mismo efecto hace que nunca se acerque a menos de 38 veces la distancia de la luna. En efecto, este pequeño asteroide se ve atrapado en un pequeño baile con la Tierra".