Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Has tenido la suerte de ver un arcoíris blanco alguna vez? Así es la última foto viral

En ‘El Tiempo Hoy’ hemos hablado de todo tipo de arcoíris: el clásico, el doble, las glorias, los múltiples… Sin embargo, nunca os habíamos enseñado uno de los más extraños: el arcoíris blanco o el arcoíris sin iris. Hace unos días, el fotógrafo escocés Melvin Nicholson tomó una perfecta instantánea de uno de ellos y la mayoría de los medios de comunicación del país la han compartido.No sólo por la perfecta definición de este semicírculo transparente, sino por su atinado encuadre con el resto del paisaje.


Cuando pensamos en un arcoíris común, un despliegue de colores se nos viene inmediatamente a la cabeza.  Es lo lógico pues, la refracción del sol en las gotas de agua provoca la descomposición del blanco de la luz en las siete tonalidades que lo forman: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta y añil.
¿Qué pasa entonces cuando, como en estas imágenes, un arcoíris tiene toda su infraestructura – la forma arqueada, su visibilidad en el horizonte- pero no presenta ninguna pigmentación? Sí, es un fenómeno raro. Pero, como todo, tiene una explicación.
arco iris blanco
Si la fuerte densidad de las gotas de lluvia genera la separación de los colores primarios y secundarios (y del añil) al entrar en contacto con la luz del sol , no ocurre lo mismo en el caso de la niebla.  La suspensión del agua en el aire que producen las nieblas es mucho más débil, por lo que sus gotas sólo son capaces de reflejar la luz blanca, sin descomponerla.
Arcoíris transparente
El resultado es por tanto, un arcoíris blanco, menos definido y más vaporoso pero igualmente bello. De hecho, es mucho más difícil de ver y, por lo tanto, más mágico. Su inusual transparencia le ha dado el sobrenombre de arcoíris albino o fantasma. Así de misteriosa es la naturaleza.