Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conoce los riesgos de una avalancha y las pautas para enfrentarte a ella

Avalanchaeltiempohoy.es

La campeona del mundo de snowboard extremo, la suiza Estelle Balet, fallecía este martes tras ser alcanzada por un alud de nieve mientras grababa un vídeo en los Alpes helvéticos, en la estación de Orsières. A pesar de portar un casco protector, un chaleco airbag y un detector anti-avalancha, la experta en snowboard pereció bajo la nieve.

Aunque estas tragedias suelen ocurrir con más frecuencia entre aficionados a los deportes de invierno poco experimentados, el de Balet no es el único caso de deportista profesional que pierde su vida durante una avalancha. Según Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), para evitar este tipo de accidentes la persona se debe asegurar  el "nivel físico y psíquico necesario" para hacer una excursión en una montaña nevada, aunque esto no siempre es garantía de seguridad.
Los deshielos de la primavera y, en muchos casos, bajar la guardia practicando deportes de invierno puede ser fatales. En las estaciones de esquí, se aconseja no abandonar jamás las pistas oficiales. Porque pese a los consejos dados por los expertos para enfrentarse a este tipo de catástrofes, el verdadero problema radica en la dificultad para predecir una avalancha, ya que depende de muchos factores: inclinación de la ladera, fuerza del viento y cómo haya desplazado la nieve, acumulación de la misma, cómo se presenta el manto nivoso, etc.
La AEMET recomienda a los amantes de la montaña consultar las condiciones meteorológicas antes de salir y actuar en consecuencia; y avisar siempre a terceros el itinerario que va a realizar el grupo (subir a la montaña solo está totalmente desaconsejado). Además, recomienda portar material adecuado como un "botiquín y una manta térmica".
“Las consecuencias que sufre una persona que ha sido arrastrada o enterrada por un alud son básicamente de tres tipos: congelaciones o hipotermia; traumatismos múltiples y asfixia", según explica la agencia en su 'Guía de aludes' de 2015.
"Cuando una persona queda enterrada por un alud durante 15 minutos, la probabilidad de supervivencia es de un 93% siempre que no haya sufrido lesiones mortales y que sea atendida con los primeros auxilios. Pero entre los 15 y los 45 minutos pasados desde ser sepultada por la nieve la probabilidad de supervivencia decrece muy rápidamente, al 25%, ya que los que han quedado sepultados sin una bolsa de aire mueren por asfixia. Y más allá de los 45 minutos, únicamente quienes estén en una bolsa de aire pueden sobrevivir a la asfixia, pero pueden ser víctimas de hipotermia", explica la guía especializada.
En el caso de no haber podido evitar la avalancha, la AEMET recomienda:
1. Mantener la calma.
2. Intentar escapar lateralmente del alud.
3. Intentar engancharse a algún obstáculo.
4. Intentar mantenerse en superficie con un gesto natatorio.
5. Desprenderse de los palos, los esquís o la tabla de surf.
6. Proteger las vías respiratorias, cerrando la boca.
7. Cuando el alud se pare, intentar crear delante de la cara una bolsa de aire mediante las manos y los brazos.
8. Los miembros del grupo no afectados directamente por el alud deben observar, recordar y marcar los últimos puntos en donde han sido visibles los afectados y, en general, buscar indicios en la superficie.