Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ojo con los niños y las olas: el mar rompe encima de una familia en la costa de Zarautz

Siguen las olas en el Cantábrico, pero menos comparado con lo que vivimos este martes: el aviso rojo por fenómenos costeros estaba presente tanto en Galicia como en Asturias y la inestabilidad se extendía hasta costas vascas. Las previsiones se quedaban cortas y lo que iban a ser olas de 8 metros, se convertían en 'monstruos' de 16 metros. 

Las casas bajas y comercios a primera línea de playa tomaban consciencia, pero a alguno le pilló por sorpresa. Es el caso de esta familia de Zarautz que veía el impactante espectáculo cuando una ola gigante arremetía contra el rompeolas y el agua entraba hasta las aceras y las calles de la localidad. Afortunadamente, todo quedó en un susto, pero es importante mantener la precaución.
Ir a mirar las olas en temporal es casi un ritual en muchas zonas del norte. Como el fuego, los fenómenos de la naturaleza ejercen el poder de atraer a los amantes de la naturaleza. Pero hay que tener cuidado, sobre todo si se va 'a ver olas' con niños. Por eso, es preciso  seguir las indicaciones de Protección Civil y no acercarse a la costa que se encuentren a la misma altitud con respecto al nivel del mar.
Las autoridades insisten en multiplicar la prudencia y abstenernos de hacer fotos y vídeos del momentazo. Al mar siempre hay que acudir con respeto, pero más en estos días, en los que las condiciones que presenta son extraordinarias.