Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Puente, pasado por agua en toda España, por los restos del huracán Joaquín

paraguaseltiempohoy.es

Las precipitaciones llegarán a la Península Ibérica a partir de este sábado por la tarde y barrerán toda España de oeste a este, excepto el sureste peninsular y Baleares, coincidiendo con el Día de la Hispanidad y la Virgen del Pilar.

Esta perturbación es consecuencia de los restos del huracán Joaquín que a medida que se acerca a la Península se va desactivando, según informa la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). "El término huracán ya no se debe seguir utilizando porque se desactiva y deja de ser huracán a medida que se va acercando a nuestras costas", ha explicado a Europa Press el portavoz de la AEMET, Modesto Sánchez.
Los restos del huracán, convertidos ya en una depresión no más importante que otras anteriores, alcanzarán el oeste peninsular (Portugal, Galicia, Huelva) el sábado por la tarde y durante la noche del sábado y todo el día del domingo se irán extendiendo paulatinamente a toda la Península, de forma que el lunes lloverá en prácticamente toda España, salvo el sureste (Valencia, Alicante y Murcia) y Baleares.
La singularidad de este frente es, según ha apuntado Sánchez, el hecho de que la perturbación entre por el suroeste de la Península al proceder de un ciclón tropical, ya que normalmente los que llegan a España proceden de Canadá o de Islandia.
En estos casos en los que el frente entra por el norte de la Península, se encuentra con varios sistemas montañosos --Cordillera Cantábrica, Sistema Central, Penibético-- en los que las nubes van descargando, de forma que la masa de aire se va secando y las precipitaciones no llegan a toda España.
Sin embargo, cuando la depresión entra por el suroeste, como ocurrirá este fin de semana, no se encuentra ningún obstáculo montañoso y, por lo tanto, riega toda la Península.
En cuanto a las temperaturas, tanto las máximas como las mínimas experimentarán un descenso pero "no muy acusado" y será a partir del martes, una vez superada la perturbación, cuando se experimentará una bajada más fuerte y los termómetros no alcanzarán los 20 grados en la mitad sur peninsular y los 16 en el norte.