Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Sabías que los osos polares no son blancos realmente? Su color les protege del frío

oso polareltiempohoy.es

Siempre hemos dibujado a los osos polares de color blanco y resulta que no tienen 'ni un pelo' de pálidos. Es todo parte de un efecto visual provocado por las microburbujas que albergan entre pelo y pelo, y que les sirven para aislarse. Hoy, en su día Internacional, creado para recordar la importancia de proteger a estos animales ante el calentamiento global y la caza masiva, te acercamos un poco más  esta curiosidad. Entonces, ¿de qué color son? Todo el asunto tiene que ver con el frío...

Los osos polares tienen el cabello transparente y hueco. En cada pelo se almacena aire que actúa como cámara de calor y crea esa sensación blanquecina en la piel de estos animales.
Bien. Hasta aquí tenemos claro que su pelo es hueco para protegerse del frío, pero ¿por qué es transparente? Para que no actúe de pantalla y le impida absorber calor.
Bajo la mata de pelo…piel negra
Aunque parezca mentira, los osos polares tienen la piel negra. Este tono más oscuro contiene gran cantidad de melanina, pigmento que absorbe el calor del Sol y le protege de los dañinos rayos ultravioleta. Al tener el pelo transparente, la radiación llega íntegra y sin problemas a la piel, y el animal puede conservar más calor en su cuerpo.
En algunas zonas, sin embargo, no es completamente negra, sino que puede verse amarillenta o de color parduzco, debido a grandes depósitos de grasa acumulados bajo la dermis, que actúan de aislante contra el frío.
Además, hay una explicación evolutiva: el hecho de ser transparentes les confiere cierta ventaja respecto de sus parientes los pardos, porque pueden camuflarse mejor en la nieve.
oso polar