Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Semana Santa estará pasada por agua

Lluviaeltiempohoy.es

La Semana Santa comenzará con precipitaciones generalizadas en toda la Península y Baleares, ya que este viernes entrará una borrasca atlántica por el oeste peninsular que irá avanzando progresivamente hacia el este.

Según ha explicado el jefe de predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ángel Alcázar, el primer fin de Semana Santa también terminará estando afectado el Mediterráneo. Así, ha señalado que el Domingo de Ramos las precipitaciones "van a ser bastante generalizadas, aunque no se prevén cantidades muy importantes". (Consulte en nuestro mapa la previsión del tiempo en su localidad)

A partir del Lunes Santo comenzará a llover a intervalos y parece que Miércoles Santo se alejaría la borrasca pero al final de la Semana podría llegar una borrasca nueva. En todo caso, durante la rueda de prensa de la AEMET, ha insistido en que la situación es "bastante complicada de predecir, sobre todo a partir del miércoles, porque la incertidumbre de los modelos de predicción es alta".

La primera borrasca estará acompañada de inestabilidad y del paso de distintas bandas frontales, que darán lugar a una situación de alternancia de precipitaciones con periodos de cielos nubosos.

En concreto, este viernes por la tarde las precipitaciones afectarán a las comunidades peninsulares más occidentales, que se extenderán el sábado "a prácticamente" toda la Península, aunque serán poco probables en el litoral mediterráneo.

En cuanto al Domingo de Ramos, espera que los cielos estén nubosos y que los chubascos se distribuyan de forma irregular, tanto en la Península como en Baleares y en Ceuta y Melilla. Donde menos probabilidad de lluvias habrá ese día será en el sureste peninsular, al tiempo que la cota de nieve estará alta y solo se esperan nevadas en zonas altas de los grandes sistemas montañosos en la mitad norte.

El viento soplará principalmente de sur y girará al nordeste en Galicia el domingo, con algún intervalo fuerte en el litoral. En cuanto a las temperaturas serán normales para la época.

En cuanto a Canarias, se espera una situación de vientos alisios, con vientos del norte y noreste y algunas lluvias débiles en el norte de las islas de mayor relieve, el sábado y domingo.

"En la primera borrasca las precipitaciones van a durar mucha parte del día, mientras que a partir del lunes empezará a llover a intervalos. En cualquier caso, las cantidades no serán muy importantes, pero sí durante bastante tiempo y afectarán a casi toda la Península", ha informado.

De cara al Lunes y Martes Santo, Alcázar prevé que se mantenga la misma situación que el fin de semana, es decir de seguirán las precipitaciones, los cielos nubosos y los chubascos repartidos de forma irregular sobre la Península y Baleares, aunque es probable que durante el martes las empiecen a remitir en amplias zonas del cuadrante noroccidental peninsular.
Incertidumbre en la predicción
Las nevadas seguirán en las zonas de montaña y el viento soplará de dirección variable y tenderá a componente norte el martes. En Canarias, serán probables las lluvias en el norte de las islas, con vientos del norte y noroeste.

En cuanto al Miércoles, Jueves y Viernes Santo, Alcázar ha insistido en que la incertidumbre en la predicción es "muy alta" aunque los modelos de predicción indican una "tendencia a la disminución de las precipitaciones durante el miércoles, aún no se pueden descartar totalmente en ninguna zona, especialmente en Andalucía, Cantábrico oriental, Pirineos y Canarias.

En las temperaturas no se esperan cambios importantes en las temperaturas y puede que haya intervalos de viento fuerte de cierzo en el Ebro y de tramontana en el Ampurdán y Menorca. "La época es lluviosa y con tiempo distinto según las zonas cada año", ha comentado.

Con carácter general, las temperaturas en Semana Santa reducirán la oscilación térmica, ya que desaparecerán las heladas en la mitad norte por la entrada de la componente atlántica y subirán las temperaturas mínimas, al tiempo que las máximas descenderán ligeramente y serán suaves. "Por ejemplo, en Madrid tendrán algo menos de 15 grados centígrados de máxima, pero no habrá heladas", ha añadido.