Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asturias, contra viento y marea: el mar salta el muro del puerto y avanza por las calles

asturiaseltiempohoy.es

Por playa, por las tiendas, en toda la carretera… las olas de 7 y 9 metros de este fin de semana se han ensañado con todo el litoral Cantábrico y el Atlántico y han hecho correr a más de uno que cruzaba por la calle. El paseo marítimo de Gijón y el puerto de Cudillero han recibido cantidad de litros de agua. Tras saltar el muro del puerto, avanzaba por las avenidas, entrando por las puertas de las casas y colapsando el paso de los coches y peatones. Estos días, las calzadas de estos pueblos se han convertido en pequeños ríos improvisados, y El Tiempo Hoy tiene las imágenes de los segundos más impactantes.

Después de las borrascas en cadena por Galicia, de los vientos de más de 120 kilómetros por hora, de las lluvias y las tormentas, y de las olas de 9 metros, hemos tenido oportunidad de hacernos con los dos vídeos que mejor simbolizan la violencia del temporal de estos últimos días. Aunque entró por Galicia, buena parte del Cantábrico ha sufrido sus consecuencias y, de las que más Asturias.
En Gijón, el viento arrastraba el oleaje y lo levantaba por encima de los rompeolas. Pero el susto que pega a los vecinos del vídeo en el paseo marítimo no fue el único en esta ciudad: los bomberos de Gijón tuvieron que retirar ramas de árboles del paseo de Begoña, un tejado destrozado en una casa de la calle Colón y otro del polideportivo IES Carmen y Severo Ochoa de Luarca. Además, se canceló el tráfico de automóviles y de aviones con destino a Barcelona.
Cudillero, por su parte, ha registrado olas de hasta 7,65 metros de altura. Una auténtica locura, que se refleja en este vídeo: la rampa del puerto se llenaba de agua en muy pocos segundos, impregnando los soportales y rompiendo con fuerza en las ventanas de las casas bajas.