Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es la cicatriz que deja un rayo en un árbol: tiene la culpa de la mayoría de los incendios forestales

Controlado el fuego iniciado ayer en los aledaños al cementerio la localidad castellonense de Pina de Montalgrao, a consecuencia de un rayo. La descarga natural de electricidad alcanzó una zona arbolada y cayó con fuerza sobre un árbol, dejándole una evidente cicatriz. La energía de dichos rayos es la que se transforma en calor, y con la sequedad del terreno, se desata el fuego. Estos días están siendo muchos los incendios provocados por esta misma causa, que afortunadamente también están siendo, de momento, todos ellos sofocados.