Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El invierno fue el más cálido desde 1961

Calor y frío. Sequía e inundaciones. Este invierno hemos ido de un extremo a otro, pero si hay que sacar una conclusión es que nos ha sobrado el abrigo: ha sido el segundo invierno más cálido en 55 años, con temperaturas casi dos grados más altas de lo habitual. De hecho, en Canarias rondaron los 30º  el 15 de enero, superaron los 25º en Alicante un mes después. Y sólo cuatro días más tarde, el 17 de febrero,  una ola de frío dejó 12 bajo cero en Navacerrada, Madrid. Ana Casals, la portavoz de la Agencia Española de Meteorología, habla también de extremos en precipitaciones: “el invierno empezó con un diciembre extremadamente seco y ha terminado con un febrero muy húmedo”.  De hecho, los pantanos han estado muy bajos y también ha habido lluvias torrenciales. El 12 de febrero fue el día de más precipitaciones de la historia, fue en Vigo. Y va a seguir lloviendo, porque en Semana Santa entran dos borrascas y hasta el miércoles va a caer agua y a partir de ahí es difícil predecir pero es probable que siga haciéndolo. Eso sí, en primavera, que empieza este domingo, lloverá menos y hará más calor que otros años.